Hoy se cumplen cien días desde que Francisco José Requejo ganó la partida que empezó a jugar unas horas después de las Elecciones Municipales del 26 de mayo. El líder de Ciudadanos en Zamora se hizo con el bastón de mando de la Diputación después de imponerse de forma agónica en un turbio proceso interno, y de forzar al Partido Popular a aceptar el mal menor para concederle la presidencia de la provincia a cambio de las áreas de gestión. El responsable de la formación naranja salió victorioso, aterrizó en el despacho principal de la Encarnación y prometió "abrir las ventanas". Desde entonces, el nuevo dirigente se ha afanado en exhibir las diferencias que le distinguen del pasado. Ahora bien, sin soltar la mano de los protagonistas de esa etapa anterior. Las ventanas, de momento, continúan entreabiertas.

E Un pacto de uno más doce. Una de las claves del equipo de gobierno que forman Requejo y los diputados del Partido Popular reside en la obviedad numérica. El presidente se vio obligado a delegarlo prácticamente todo, pero se quedó con la gestión de Ifeza, Sodeza y competencias en materia de transparencia. También pudo armar un núcleo duro a su alrededor gracias a los puestos del gabinete. Lo demás fue a parar al PP, que perdió, eso sí, una ventaja importante: la presencia mediática que ofrece el cargo y que el líder de Ciudadanos ha tratado de explotar durante estos cien días.

E El final de Sodeza. Nada más entrar a su nuevo despacho, Requejo expresó su deseo de potenciar la sociedad para el desarrollo de Zamora, cuya actividad llevaba varios años siendo dificilmente justificable. El presidente visitó el vivero de empresas, consultó los números y capituló pronto. En rueda de prensa, el líder de Ciudadanos anunció el final de Sodeza y el principio de una nueva vida para Ifeza, un movimiento del que se muestra satisfecho.

E Los gerentes. Una de las medidas que tomó Requejo para tratar de mejorar la gestión de Ifeza fue el nombramiento de Raúl Macías como gerente. "Hasta ahora, el recinto era un mero contenedor de eventos", señaló en su presentación el propio presidente, que también se comprometió con los sindicatos a nombrar a un gerente para el Consorcio de Bomberos, y que ya mostró su apego a este modelo durante la campaña para las Elecciones Municipales, cuando propuso una figura similar para el servicio de Urbanismo. Desde IU, Laura Rivera, criticó su tendencia a la "externalización".

E El Día de la Provincia. Otro gesto mediático para tratar de marcar territorio con el Partido Popular fue el anuncio de los cambios en el Día de la Provincia. No habrá comida protocolaria, ni premios Tierras de Zamora. Requejo apostó por una jornada que sirva como símbolo de los valores que quiere transmitir como presidente. Desde la igualdad hasta el gasto responsable. Esta vez, solo habrá un discurso: el suyo.

E Emprendedores. Seguramente, la palabra que más ha usado Francisco José Requejo en público durante estos cien días es emprendedor. Muchas veces, este término ha venido precedido por expresiones como "poner alfombra roja" o "ayudar en todo lo posible". Nadie puede negar la preocupación que muestra a diario el presidente de la Diputación por quienes apuestan por montar un negocio en la provincia. De hecho, el responsable de Ciudadanos inició, hace unas semanas, una ronda de visitas por empresas de las diferentes comarcas, y se ha implicado especialmente con la biorrefinería de Barcial del Barco, a cuyos promotores recibió en la Encarnación y acompañó a Valladolid para pedir el apoyo de su compañero de partido, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea.

E Transparencia. Requejo transmitió, desde el primer día, su intención de abrir puertas y ventanas de la institución en un doble sentido. Por un lado, para permitir la entrada de aire fresco; por el otro, para que los zamoranos tuviesen acceso a más información sobre la gestión que se realiza en el seno del equipo de gobierno. Esto, de momento, se ha concretado en detalles como la publicación de la agenda del presidente o de los datos sobre el uso del coche oficial. La intención del presidente es incidir en este trabajo, entre otras cosas, con una mejora en la web que facilite el acceso a los datos.

E Relación con otras instituciones. La llegada de Requejo a la presidencia y de Jesús María Prada al área de Cultura y Turismo parece haber abierto una vía de comunicación más fluida con el Ayuntamiento de Zamora. De momento, las instituciones vecinas han dado tímidos pasos para establecer acciones conjuntas. El tiempo dirá si esa buena voluntad va a más o si termina evaporándose. En lo que se refiere a la Junta, la presencia de Francisco Igea en la vicepresidencia otorga al dirigente de la Diputación la posibilidad de acceder cómodamente a un interlocutor privilegiado. Este as en la manga allana el terreno en las relaciones con Valladolid.

E La opinión de la oposición. La izquierda aún se lame las heridas de la oportunidad perdida en junio. Cuando el PP perdió la mayoría absoluta, muchos soñaron con un bipartito que no fue, y la oposición sigue siendo el hogar de Izquierda Unida y PSOE. Cien días después, los socialistas valoran positivamente "las buenas palabras y la predisposición" del presidente, pero reclaman que esto se plasme en los presupuestos, especialmente en lo que se refiere al área de Obras: "Queremos un reparto justo y proporcional para los pueblos", advierte Eduardo Folgado, que no quiere que Requejo olvide sus compromisos. Laura Rivera, por su parte, critica que ha habido "muchas reuniones, alguna promesa y poca concreción", y afirma que "se ha producido un cambio de presidente, pero no de políticas". Para la portavoz de Izquierda Unida, "faltan compromisos reales" por parte de un dirigente que "ha llevado a cabo cambios cosméticos", pero que "ha hecho suyos los planes del Partido Popular".

E Lo que viene. Tras los cien primeros días, quedan 1.361 para que Requejo y el equipo de gobierno del Partido Popular cumplan sus proyectos para la provincia hasta el año 2023. Entre los planes más próximos del presidente destaca la reunión prevista con los principales operadores de internet para tratar de resolver los problemas que afectan a diversas zonas rurales, o el encuentro que mantendrá en breve con políticos portugueses para impulsar la relación con los vecinos de La Raya. También la confección de los primeros presupuestos del bipartito, que ya ofrecerán más pistas sobre el futuro inmediato.