Zamora forma parte de la España Vaciada y de la España envejecida, y eso afecta también a los comportamientos electorales que se dan en la circunscripción. Según el censo electoral para los comicios del próximo 10 de noviembre, un 36,3% de los habitantes de la provincia que están llamados a las urnas tiene más de 65 años. Teniendo en cuenta que en este territorio se escogen tres diputados nacionales, se puede concluir que los jubilados decidirán, en exclusiva, dónde va a parar uno de los escaños, y tendrán un papel muy relevante en impulsar o frenar a los partidos en esta nueva cita decisiva.

Cabe destacar que la circunscripción de Zamora es la segunda de España con más electores mayores de 65 años, solo superada por Ourense (37,38%). Ese envejecimiento afecta también, aunque en menor medida, a otras provincias que también son habituales en estas clasificaciones de las que todos los territorios quieren huir. Lugo (35,12%), Soria (32,84%), Teruel (31,58%) o Palencia (31,05%) padecen situaciones similares.

En cuanto al comportamiento de voto de los mayores de 65 años, el último barómetro del CIS ofrece datos específicos centrados en esta horquilla de edad. El estudio no aporta detalles por provincia, pero sí permite observar ciertos patrones que se repiten en este grupo, como la tendencia a apoyar a los partidos tradicionales del bipartidismo.

En ese sentido, según el barómetro del CIS del mes de septiembre, casi un 50% de los mayores de 65 años encuestados dijo tener una mayor simpatía por el PSOE o por el Partido Popular, un punto de vista que se refuerza a la hora de acudir a las urnas. No en vano, según el recuerdo de voto de las últimas Elecciones Generales, dos tercios de los jubilados apoyaron al partido de Pedro Sánchez o al de Pablo Casado, mientras que el resto quedó reducido a la mínima expresión.

Del mismo modo, en este mismo estudio, las respuestas de los mayores de 65 años reflejan que un 70% de las personas que pertenecen a este grupo de edad asegura que vota "siempre o casi siempre al mismo partido", una fidelidad que permite al PP y al PSOE, los dos principales beneficiados, contar con un colchón importante de cara a los comicios.

Es importante apuntar que Zamora sigue perdiendo electores de un proceso electoral a otro. El 10 de noviembre habrá 918 zamoranos menos llamados a las urnas que el 28 de abril. En esta ocasión serán 168.258 los ciudadanos que podrán participar en la circunscripción, 20.333 de ellos desde el extranjero. Curiosamente, la cifra de electores que puede rogar el voto desde fuera de España aumenta, por lo que la cifra de residentes disminuye más aun.