El Procurador del Común de Castilla y León, Tomás Quintana ha pedido a la Junta la creación de un centro de referencia para los pacientes aquejados de labio leporino y fisura palatal y demanda una mayor coordinación, mediante un protocolo único, que impida el "peregrinaje" de los pacientes afectados por las distintas especialidades.

El Procurador del Común recibió una queja por las presuntas deficiencias existentes en la atención que se dispensa a los pacientes afectados por labio leporino y fisura palatal. En el escrito de queja se ponía de manifiesto la ausencia de una unidad multidisciplinar y la existencia de importantes deficiencias en el tratamiento de estos pacientes. También se denunciaba que no existe un protocolo para abordar esta dolencia. Las carencias, al parecer, se extienden asimismo a los tratamientos de rehabilitación (logopedia, ortodoncia y psicopedagogía) o a centros que no cuentan con UCI pediátrica.

La Consejería de Sanidad explicó que estos pacientes son valorados por servicios de Pediatría de los diferentes hospitales en los que son diagnosticados en el momento del nacimiento y de ahí los derivan Cirugía Pediátrica, Cirugía Maxilofacial y Cirugía Plástica, servicios con los que cuentan los hospitales de León, Salamanca, Burgos y el Clínico de Valladolid y el Universitario Río Hortega.