Los pensionistas han iniciado este martes una serie de movilizaciones que se enmarcan en lo que UGT y Comisiones Obreras han calificado de "otoño caliente" ante la previsible congelación de los sueldos de los jubilados, que subirán apenas un 0,25% de cara al 2020.

Decenas de afectados se han concentrado en la plaza de la Subdelegación para exigir pensiones dignas y para reclamar al Gobierno que salga de las urnas el 10 de noviembre que tenga en cuenta sus reivindicaciones.