José Francisco Matías Sampedro fue designado ayer administrador diocesano de Zamora por el Colegio de Consultores de la diócesis. Los sacerdotes que lo integran, el rector del Seminario, Pedro Faúndez; el vicario de Asuntos Sociales, Antonio Jesús Martín de Lera; el vicario general, José Francisco Matías; el deán-presidente de la Catedral, José Ángel Rivera; el vicario para el clero, Luis Miguel Rodríguez; el vicario de Pastoral, Luis Fernando Toribio y el sacerdote José Antonio Prieto, se reunieron tras haber indicado el representante de la Nunciatura Apostólica una vez concluido el funeral del obispo Gregorio Martínez Sacristán, celebrado anteayer, en una conversación privada con el vicario general que se procediera a la elección de un administrador diocesano, tal y como dispone el Derecho Canónico.

La sesión del Consejo de Consultores, celebrada a última hora de la mañana de ayer, decidió, en una primera votación, nombrar como administrador diocesano, al sacerdote José Francisco Matías Sampedro. Los presbíteros podían elegir a quien mande temporalmente la diócesis de Zamora entre los propios miembros del organismo eclesial y entre los sacerdotes diocesanos que cumplieran los requisitos de "ser mayor de 35 años y destacar por su doctrina y prudencia", indican fuentes diocesanas que remarcan que el administrador diocesano es la figura contemplada por el Derecho Canónico para gobernar temporalmente una diócesis en sede vacante, como es el caso de la de Zamora tras el fallecimiento del obispo, Gregorio Martínez Sacristán, acaecido el pasado viernes.

Matías Sampedro llevará el timón de la diócesis zamorana hasta que el nuevo obispo, que designe la Santa Sede, tome posesión de su cargo. Tras la muerte del obispo Martínez Sacristán, la Santa Sede podía optar por designar un administrador apostólico que hubiera conllevado que Zamora fuera llevada por el obispo de otra diócesis o bien por un administrador diocesano, figura también elegida para solucionar la falta de prelado en la otra diócesis que abarca la provincia de Zamora, la de Astorga.