Arte hecho encaje. Trabajo laborioso, minucioso y que pone a prueba la vista y la paciencia de las encajeras -y algún encajero-. Más de 300 se han congregado hoy en la capital en el marco del décimo octavo encuentro de esta disciplina que ha puesto al descubierto verdaderas joyas de hilo.

Un oficio que hoy en día se ha transformado casi en afición y cuyos resultados se pueden ver hasta mañana en una exposición que acoge la Real Cofradía del Santo Entierro, en la Rúa e los Francos, de 11 a 14 y de 18.30 a 22 horas.