Ciudadanos Zamora vive al margen de una posible repetición electoral. El acceso de Francisco José Requejo al cargo de presidente de la Diputación, y la consecuente llegada a la institución de varios de los pesos pesados de la organización como personal de confianza, centra los principales esfuerzos del partido desde el inicio del verano. El pacto con el Partido Popular puso el bastón de mando en manos del dirigente naranja, pero otorgó las áreas de gestión a los doce representantes del PP. Ante eso, los contrapesos son complicados y el día a día coloca un velo sobre lo demás.

Por otra parte, la repetición electoral no parece convenir al partido. Ni a nivel nacional ni provincial. Las encuestas auguran una caída de la formación naranja si se pasa de nuevo por las urnas, y hay un temor fundado de que esto repercuta en el diputado nacional que Ciudadanos obtuvo por Zamora. José Antonio Bartolomé consiguió abrirse un hueco junto al PP y al PSOE en una circunscripción de tres escaños que solo había conocido el bipartidismo y que tiende a él por defecto. Fuentes internas reconocen que no vendría bien poner ese logro en riesgo.

De hecho, si se vuelve atrás hasta el último precedente de repetición electoral, las perspectivas se oscurecen para Ciudadanos. En diciembre del 2015, el partido de Albert Rivera obtuvo 40 escaños; seis meses más tarde, se quedó en 32. De los ocho diputados nacionales que perdió, cinco se le escaparon en circunscripciones con menos de siete asientos en juego. Ocurrió en León, Salamanca, Albacete, Toledo y Guadalajara, esta última del mismo tamaño que Zamora.

La tendencia ascendente del partido principal del bloque y descendente de los secundarios penalizó a Ciudadanos, especialmente en las zonas donde había obtenido un resultado más ajustado dentro de la circunscripción, una situación que teme que se pueda reproducir en provincias como Zamora o Palencia en esta ocasión.

Por el momento, en todo caso, silencio ante esta posible tesitura, aunque fuentes del partido señalan que, más allá de los intereses partidistas, una repetición electoral "sería mala para la estabilidad" y podría repercutir en el conjunto de la provincia. Sea como fuere, los tiempos corren sin que se vislumbre una solución a falta de menos de veinte días para que concluya el plazo marcado por la ley para formar un Gobierno.

Más allá del panorama nacional y de cómo pueda afectar a lo provincial, Ciudadanos Zamora está empezando a mover la maquinaria para escoger a los responsables de la agrupación de Zamora, que se rige por una gestora desde la dimisión de José Antonio Requejo en el mes de marzo. A lo largo de este mes, o al principio del siguiente, se llevará a cabo el proceso interno para escoger al nuevo grupo dirigente, un elenco en el que, en principio, no estará el presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, que ya anunció su idea de centrarse en lo institucional y dejar paso en lo orgánico.

De momento, Requejo se mantiene como responsable de Acción Institucional a nivel provincial, un cargo escogido de forma discrecional desde Madrid, al igual que el de secretario de organización que ostenta Eloy Tomé. Precisamente este último subrayó este lunes la importancia de "tener una sola candidatura" en el proceso para la agrupación de Zamora. La imagen dejada por el partido en la lucha interna por la elección del diputado provincial, que se zanjó con la victoria de Requejo sobre Laudelina Santos por un margen muy estrecho, no fue precisamente la de una organización unida, una percepción que sus dirigentes pretenden cambiar ahora.

En ese sentido, la obtención de la presidencia de la Diputación podría haber ayudado a calmar los ánimos y a unir esfuerzos: "Sería ideal hacer una cosa consensuada", reconoció Eloy Tomé, que indicó que, en el caso de que se presentara más de una lista al proceso, no habría campaña como tal, sino una exposición de argumentos por parte de los candidatos a nivel interno y una votación en el día fijado por el partido.

En principio, el escenario nacional no debería afectar a un proceso interno cuyas fechas se fijarán "en breve" y que permitirá a Ciudadanos marcar el rumbo de una etapa en la que ha adquirido poder institucional con el acceso también a las Cortes, donde María Teresa Gago ejerce como procuradora por la provincia de Zamora.