15 de agosto de 2019
15.08.2019
Entrevista
Adolfo Masyebra | Ilusionista y mentalista que actúa este sábado en el Castillo

"El control mental te enseña otro lado de la realidad, conecta con tu subconsciente"

"El trabajo que realizo no se basa tanto en la ilusión, ni tampoco en el truco, sino en la experiencia psicológica de las personas que se atreven y suben al escenario conmigo"

14.08.2019 | 21:28
Adolfo Masyebra durante una actuación.

¿Hasta dónde llega la capacidad mental del ser humano? ¿Existen los poderes mentales? ¿Cualquier persona puede desarrollarlos? Estas son algunas de las preguntas a las que el mentalista, ilusionista e hipnotista Adolfo Masyebra intentará dar respuesta en el espectáculo que ofrecerá el sábado a las 22.30 horas en el Castillo.

–¿Cuéntenos que podremos ver en el espectáculo que ofrece en Zamora?

–Va a ser una versión exprés del representación "#Mentalimpro" con la que estamos de gira. Se trata de un espectáculo mental y de hipnosis improvisado, donde el público es prácticamente quien lo dirige en su totalidad. También se podrá asistir a un acto de escapismo con una camisa de fuerza de la que intento salir e incluso un ritual budú muy interesante en el que conectamos a varias personas a través del dolor.

–¿Explíquenos en qué consiste esta parte del espectáculo?

–Este ritual consiste en clavarle una aguja física a una persona y que la sienta otra meditante un proceso de hipnosis y un ritual de mentalismo.

–Algunos espectadores suelen ir con algo de miedo a funciones de este tipo. Les cuesta subirse al escenario por si les obligan a contar sus secretos delante de todo el mundo...

–Durante las tres temporadas con las que llevo con el espectáculo se nota que cada vez son más los que quieren subirse al escenario. Es cierto que en las experiencias de hipnosis y mentalismo la gente suele venir con cierto pudor e incluso miedo a hacer el ridículo porque piensan que les van a sacar sus secretos. Pero no tiene nada que ver con la realidad. Mi espectáculo se basa en la ética y en que la persona que salga al escenario lo haga de forma voluntaria y consciente de lo que va a hacer y por qué va a hacerlo. Es simplemente pasar un buen rato y entretenernos todos.

–Siendo un espectáculo donde prima la improvisación, le habrá pasado de todo sobre el escenario...

–Realmente me ha pasado de todo. Hasta una niña de once o doce años quiso dirigir el espectáculo y que al final lo logró a petición del público. Fue muy divertido. También viene gente que simplemente intenta pillar el truco. Es la parte más escéptica, pero al final acaba disfrutando del espectáculo porque no hay nada que pillar. Mi función es de mentalismo e hipnosis. Mi trabajo no se basa en la ilusión y el truco, se basa más en la experiencia psicológica de las personas que se atreven y suben al escenario. Aunque es cierto que en Zamora habrá una experiencia de magia en recuerdo a mis inicios, ya que lo hice como mago.

–¿Cómo empieza a interesarse por el mundo del hipnotismo y el control mental?

–Empecé tras el fallecimiento de mi padre queriendo saber qué había pasado y el porqué. Al principio intentaba contactar con el otro lado. Más tarde, conocí el mundo del ilusionismo. Lo cierto es que a lo largo de estos años he podido trabajar con algunas de las mejores personas del mundo y he logrado además varios galardones, como un Récord Guinness (el de la gala de magia más larga y con más magos del mundo), así como el Premio Internacional de Magia de Cerca en Portugal en el 2015. La verdad es que no me puedo quejar nada.

–¿Es cierto que se puede lograr casi todo a través de la hipnosis? ¿Se puede obligar a que alguien haga cualquier cosa que se le pida?

–En función de la ética del hipnotista se pueden lograr cosas fuera de la legalidad. Hay incluso teorías conspiranoicas que dicen que el asesino de Kenedy lo llevó a cabo una persona hipnotizada. Existe una vertiente conspiratoria y es normal que la gente no crea nada de lo que oye, porque se suele hacer creer que la hipnosis tiene que ver con el sometimiento y el control mental, pero no es más que la guía que te va enseñar otro lado de la realidad.

–¿Quiere decir que te acerca a tu subconsciente?

–Efectivamente, y eso es bueno porque no solemos estar muy en contacto con él. La gente que lo ha experimentado lo vive como algo diferente y nuevo. Incluso como un videojuego.

–¿Qué le diría a todos aquellos que piensan que la hipnosis no existe y que está todo amañado?

–Solo les pido que vengan al espectáculo para que vean lo que realmente es la hipnosis y que no se amañan nada. Qué suban al escenario para comprobarlo o que vaya a una consulta o compruebe que hay numerosos estudios que avalan la parte terapéutica de este método. Por nuestra parte, el entretenimiento supone tan solo rascar la superficie de las infinitas posibilidades que tiene la hipnosis

–¿Está el mundo de la magia y el control mental suficientemente valorado a nivel artístico?

–En este país dedicarte al arte está poco valorado incluso por mi propio entorno. Es más, las personas de la calle me llegaban a preguntar cuál era mi trabajo real además de la magia. Sin embargo, y gracias también a otros muchos artistas y magos, poco a poco la gente empieza a entenderlo y a ponerlo en valor.

–¿Qué le ha aportado el control de la mente a lo largo de su vida?

–Antes era una persona muy introvertida, me costaba muchísimo socializar. No sabía cómo comunicarme y gracias al mentalismo he logrado, no solo ser un poco más "showman" en mi trabajo, sino comunicarme mejor y poder mejorar las relaciones con los otros. En los talleres que imparto, muchos de mis alumnos lo dicen. Y es que aprender a comunicarnos mejor te ayuda a entender el mundo y también todo lo que está a tu alrededor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.