08 de agosto de 2019
08.08.2019

Vecinos del Casco Histórico denuncian los problemas de seguridad de los bordillos

Las soluciones que maneja el Ayuntamiento son, o muy costosas, o cuestionables desde el punto de vista de la estética para la zona

07.08.2019 | 21:13
Acera desigual en la rúa de los Francos.

Bordillos nada uniformes y desconocimiento de la calle por donde se transita. Resultado: cóctel explosivo. Esa es la situación de las aceras de la rúa de los Francos, un auténtico punto negro para los peatones. El pasado martes, una mujer tropezaba con la acera situada frente a una peletería de esta vía y se precipitaba de bruces contra el suelo, obligando a desplegar en la zona una dotación de la Policía Municipal y una ambulancia del 112. Esa fue la última caída. La próxima, no tardará en llegar. Y es que tanto los vecinos como los comerciantes de la zona han denunciado la inseguridad de este tramo de la rúa, situado principalmente entre las calles de las Doncellas y Sor Dositea Andrés. Un espacio donde los resaltos y la diferencia de altura en el mismo tramo de acera hacen del paseo una auténtica carrera de obstáculos, siendo los turistas los principales damnificados de una problemática que exige soluciones a la mayor brevedad posible.

El conflicto con los bordillos del Casco Histórico no es nuevo, pero en una época como la estival, donde el flujo de turistas es más cuantioso que nunca, los tropiezos se multiplican. En el seno del Ayuntamiento de Zamora son conscientes de las circunstancias, aunque la solución no parece ser fácil. Lo explica Romualdo Fernández, concejal de Urbanismo y Obras. "Todo pasa por eliminar los bordillos o hacerlos más altos. Y cualquiera de las soluciones implicaría levantar todo el Casco Histórico, acometer una actuación integral, lo que supondría un desembolso económico importante", señala el edil de Izquierda Unida.

Habría otra alternativa, pero sería muy cuestionable desde el punto de vista estético. "Si renunciamos a una obra de grandes dimensiones, podríamos poner una advertencia; es decir, señalizar el bordillo con una banda amarilla. Lo que ocurre es que eso, en pleno Casco Histórico, no sería nada adecuado", explica Fernández. "Las soluciones baratas afean el entorno y el resto suponen un gran desembolso. Debemos estudiarlo", afirma el concejal. A día de hoy, la respuesta al problema está lejos, aunque el compromiso es ir eliminando estos bordillos cuando sea necesario hacer una obra en el entorno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.