08 de agosto de 2019
08.08.2019

La indefinición sobre la peatonalidad añade trabas a la situación

07.08.2019 | 21:13
Pavimento del casco histórico.

Un zamorano sabe que tendrá que convivir con el paso de vehículos si transita a pie por el Casco Histórico. Un visitante, no. Y esa, precisamente, es otra de las cuestiones que añade más madera a la problemática sobre los bordillos. En el seno del Ayuntamiento de Zamora saben que esta indefinición acerca de la peatonalidad de las rúas es un asunto de peso de cara a evaluar el problema. Es decir, no se pueden eliminar las aceras –cuyos bordillos nada uniformes son los causantes de las caídas– porque debe existir un espacio habilitado para los viandantes; pero tampoco se pueden imponer bordillos más altos porque entraría en conflicto con las medidas por la accesibilidad que ya se le exigen a cualquier ciudad. "A día de hoy, la política de los cascos históricos es eliminar completamente este tipo de bordillos para las aceras y construirlas sobre rasante y sin obstáculos", señala Romualdo Fernández. Una cuestión que, en Zamora, aún tendrá que esperar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.