La educación del siglo XXI ya tiene incorporadas las nuevas tecnologías dentro de su ADN y sobre los retos que se abren ante esta nueva situación en las aulas disertarán la próxima semana más de un centenar de expertos de todo el mundo en la Escuela de Magisterio del Campus Viriato de Zamora, donde se desarrollará la 8ª Conferencia Internacional sobre Tecnología de Aprendizaje para Desafíos Educativos (LTEC 2019). El director del programa, Darío Liberona, profesor de Universidad Técnica Federico Santa María de Chile, ofrece las claves de este encuentro.

-¿Ha quedado atrás el método de aprendizaje tradicional, basado en la repetición y memorización de las materias?

-Hace tiempo que la tecnología está irrumpiendo en la vida cotidiana de las personas y las industrias han incorporado su uso de manera creciente. Lamentablemente, la educación, y en particular las universidades, hemos sido lentos en adoptar nuevas tecnologías de enseñanza. Los mecanismos de memorizar y repetir materias eran más adecuados en una época donde había escasez de información, donde no se tenía acceso a las redes ni a una cantidad importante de información, como son hoy día las redes y las aplicaciones de celulares inteligentes. El sistema tradicional de enseñanza ha servido desde la fundación de la Universidad de Salamanca, y antes, cuando se requería que las personas llevaran toda la información básica posible con ellos y los profesores eran prácticamente el canal único de transmisión del conocimiento.

-¿El cambio es más que visible?

-Hoy en día vivimos inmersos en un mundo digital, de abundancia de información y aplicaciones tecnológicas, un mundo donde las habilidades y las competencias son muy importantes en el mercado laboral. Es fundamental que los profesionales puedan resolver problemas y sepan hacer más que memorizar o repetir materias. Por lo tanto, hoy existe una combinación de aprendizajes que combinan el desarrollo de estas competencias más conocimientos específicos, capacidad de análisis y ejecución. La formación está evolucionando de manera gradual y, en este sentido, este tipo de conferencias ayudan a los profesores del mundo a compartir experiencias y aprendizajes en materias de innovación pedagógica.

-¿En qué medida las tecnologías están ayudando a este cambio de forma de aprender?

-Las tecnologías son parte de la cultura de los millennials, que comprende en general a los jóvenes entre 20 y 35 años. Son los que han participado de la revolución digital y también se han incorporado a la educación superior los centenials, que son la generación nacida entre el año 2000 hasta ahora. Ellos han vivido hiperconectados y con gran acceso a la tecnología toda su vida y representan el desafío de la educación para los próximos 20 años.

-¿Hacia dónde hay que avanzar entonces?

-Dada la gran tendencia de que hoy en día la educación es un proceso que dura toda la vida, se fomenta aprender nuevas habilidades y competencia en carreras y la necesidad de reconversión de nuevos conocimientos y competencias para todos los trabajadores, denominado reconversión laboral. Son parte de los nuevos desafíos de la humanidad, el denominado proceso Life Long Learning entrega una gran oportunidad para desarrollar y aplicar nuevas tecnologías y formas de aprender. También el aprendizaje rápido para resolver temas específicos, como lo hace mucha gente en Youtube, los cursos rápidos y masivos denominados MOOC (massive online opern course) se han desarrollado. Muchas universidades proveen de estos cursos abiertos a todos los que quieran aprender con sus plataformas. El aprendizaje remoto conocido como e-learning, que tiene grandes variantes como son las mezclas de aprendizaje compartido con clases presenciales es otro ejemplo. Y como los nuevos alumnos son tecnológicos, todo uso de tecnologías de educación moderna, STEM, realidad virtual, juegos de aprendizaje, simulaciones, y otras que ayudan a tener un aprendizaje más experiencial que teórico.

-¿Este cambio también se debe notar en la relación entre universidad y empresa?

-Dado que las industrias tienen que innovar y se están transformando, se habla de la cuarta revolución industrial y de la incorporación de la tecnología del conocimiento tanto como de la reconversión. Indudablemente, esto está demandando que las universidades puedan aportar para afrontar estos grandes desafíos industriales y sociales. La relación fundamental debe ser la colaboración, más que nunca se requiere del trabajo mancomunado con las empresas, ya sea en la preparación de futuros profesionales, el del continuo aprendizaje y capacitar rápidamente a los empleados de las organizaciones. Pero también en términos de la investigación y apoyando la innovación en la industria. Se habla de la triple hélice al trabajo conjunto entre empresas, universidades y gobierno y esta capacidad de colaborar en una relación permanente es esencial para el desarrollo de los países y la adaptación a época de la industria 4.0.

-¿Es complicado para un profesional adaptarse a estas nuevas circunstancias y reconocer que el futuro está en el reciclaje y aprendizaje continuo?

-Para los profesionales mayores es un poco más difícil, para los jóvenes que están empezando es una premisa que la entienden desde siempre. Han aprendido mucho utilizando tecnología, comparten, se organizan y colaboran usándola. La adaptación depende de cada uno y, en general, existe una tendencia o resistencia habitual al cambio. Sin embargo, también existe conciencia de las oportunidades y cada vez más personas seniors, muchas de ellas ya jubiladas, están tomando curso y aprendiendo nuevas habilidades.

-Centrándonos en la educación, ¿cómo pueden ayudar las nuevas tecnologías a la enseñanza?

-Las nuevas tecnologías permiten simular de manera mucho más realista e interactiva las experiencias de aprendizaje, se comparte y se busca información y se genera nuevo conocimiento de manera más veloz. De e alguna forma, ha democratizado una parte importante del conocimiento, la posibilidad de potenciar el trabajo colaborativo y creativo están inherentes a las nuevas tecnologías. También permiten potenciar la capacidad y el alcance de las soluciones y habilidades de los futuros profesionales. Los nuevos estudiantes han convivido siempre con la tecnología y les es natural el utilizarla en experiencias de aprendizaje. También da un alcance muy amplio en términos de acceso, los alumnos pueden participar de un proceso de aprendizaje remoto y siempre disponible, pueden aprender en cualquier momento y en cualquier parte de manera personalizada utilizando la tecnología, lo que da una gran ventaja.

-¿En qué líneas se está trabajando ahora mismo?

-En la actualidad existe una serie de líneas de trabajo respecto de las tecnologías de aprendizaje y una importante es el uso de herramientas como "machine learning" e inteligencia artificial para aprender como aprenden los estudiantes y utilizar ese conocimiento para mejorar las experiencias. El uso de tecnologías o herramientas como Facebook, social media tools, Wikis, Mindmaps, gamificación, internet base inmersive learning, Moocs, machine learning, blockchain, quality assurance systems, Problem Base Learning, co-creation tools, Virtual Classrooms, self regulation learning, mining text, artificial intelligence para el monitoreo de los aprendizajes, serán compartidas y discutidas en la conferencia de Learning Technologies Educational Challenges (LTEC) de la próxima semana en el Campus Viriato.

-¿Qué aporta a los profesionales unos encuentros de este tipo?

-Las conferencias de LTEC (Learning Technologies for Education) y KMO (Knowledge Management in Organizations) -ambas se desarrollarán en Zamora- son importantes, pues permiten la colaboración y la tranmisión de experiencias y prácticas para mejorar la enseñanza y las experiencias de aprendizaje en el mundo. El año 2012 la Universidad de Salamanca organizó la primera versión de la conferencia y en pocos días se realizará ya la octava edición en la capital zamorana.

-Se trata de un congreso internacional. ¿Eso significa que esta nueva visión del aprendizaje y las nuevas tecnologías es universal?

-Esta es una conferencia internacional de primer nivel, donde participan más de cien académicos e investigadores de, al menos, 25 países diferentes. Es un congreso que va rotando de países en América, Europa y Asia por ahora, aunque siempre participan profesores de África y Oceanía. En mi caso, vengo de Chile, que cuenta con uno de los sistemas de educación superior más avanzados de Latinoamérica. De hecho, durante todos estos años han participado normalmente colegas hispanoparlantes de México, Colombia, Ecuador, Guatemala y Chile, también Brasil y, más al norte, Estados Unidos y Canadá. Hemos tenidos expositores de la mayoría de los países de Asia y Europa, lo que la hace una conferencia realmente internacional. Este tipo de conferencias se encuentra en la frontera del conocimiento y busca compartir las experiencias y transmitir prácticas entre países. Cada vez más se requiere del trabajo colaborativo de los académicos en el mundo y muchas veces participan representantes de la industria o de grandes centros de investigación internacional.

-¿Qué se pueden encontrar los participantes de este congreso internacional en el Campus Viriato?

-Esta conferencia se ha realizado en años anteriores en Salamanca, Taiwan, Chile, Eslovenia, Alemania, China y Eslovaquia, hasta llegar ahora a Zamora. Lo que los participantes pueden esperar es compartir sus investigaciones y experiencias, contar con una red de colaboradores en el mundo y conocer algunas de las últimas tendencias e investigaciones sobre tecnologías de aprendizaje educativo, lo cual permite la transferencia de conocimiento entre los países y las universidades y potencia el trabajo colaborativo. Los profesionales han ido cambiando la premisa de tener un trabajo para toda la vida por la de tener que aprender y capacitarse toda la vida. Esta cultura de aprendizaje continuo y de compartir conocimiento que usa nuevas tecnologías se está potenciando en las organizaciones y las personas.

-¿Qué papel juegan las universidades?

-Las universidades deben ser actores relevantes en la comprensión y correcta adopción de nuevas tecnologías como Block-Chain, Internet de las cosas, inteligencia artificial, big data, smart cities, realidad virtual y realidad aumentada, entre otras. Si bien es cierto que hay temores sobre su uso y efectos en la sociedad, no es menos cierto que este proceso ya lo ha vivido la humanidad con la primera, segunda y tercera revolución industrial, que también impusieron grandes desafíos a la sociedad.

-¿Cuáles son las metas que se proponen en este encuentro?

-Las metas para este encuentro es contar con la participación de más de cien expositores de 25 países del mundo y compartir las experiencias. Ya contamos con la publicación de un libro con los trabajos enviados a la conferencia, que se vende por Amazon.com y que está disponible en su versión Kindle, somos apoyados por Springer, una de las editoriales más importantes del mundo académico científico. También se espera poder iniciar la organización del próximo evento, porque desarrollarlo toma normalmente más de un año de planificación y trabajo y, aunque tenemos muchos años de experiencia, es importante empezar cuanto antes. También esperamos que se desarrollen redes de colaboración en el mundo y que muchas de estas investigaciones se puedan compartir y utilizar por más académicos, para que realmente contribuya a mejorar las experiencias de aprendizaje en el mundo. Además, esta conferencia tiene un día de talleres más específicos para capacitarnos sobre métodos o tecnologías concretas y cuenta con invitados expertos para charlas tutoriales. ´

-¿Será Zamora un buen escenario?

-Nos da la oportunidad de conocer esta nueva comunidad del mundo. Zamora es una ciudad en la que nunca he estado y conozco por primera vez. He estado muchas veces en España, pero no había tenido la oportunidad de conocerla, como para la mayoría de los participantes, que también será la primera vez en la ciudad. Agradecemos a la Universidad de Salamanca y a su equipo por darnos esta gran oportunidad. En alguna medida, Zamora se conecta con el mundo y el mundo con Zamora. El rol de las universidades, definitivamente, está cambiando. Pasó de docencia a docencia e investigación y ahora debe agregar el emprendimiento, sustentabilidad y mayor impacto en la sociedad. Esperamos que esta conferencia nos ayude a compartir y reflexionar sobre estos importantes temas contingentes.