06 de mayo de 2019
06.05.2019

Dos de las ocho zonas de baño de Zamora tienen un agua de "insuficiente calidad"

Las playas del Lago de Sanabria, las situadas en los embalses de Valparaíso y del Esla en Muelas de Pan, y Camarzana de Tera, calificadas de excelentes

05.05.2019 | 19:00
Mapa de las zonas de baño de Castilla y León. Las cuatro del Lago cuentan como una sola.

Dos de las ocho zonas naturales de baño de la provincia de Zamora presentan una insuficiente calidad del agua, mientras que el resto se mueve entre la calificación de buena y excelente, ésta última aplicable a todos los puntos del Lago de Sanabria, según el informe que acaba de publicar la Consejería de Sanidad, con los datos de la pasada temporada de baño.

Zamora es la segunda provincia con un mayor número de zonas de baño, ocho, una menos que León, pero el doble que la tercera en la lista, Soria, que tiene cuatro. El resto de provincias apenas cuentan con zonas de baño autorizadas. De hecho Zamora tiene una zona de baño por cada 21.819 habitantes, la ratio más baja de toda la comunidad.

Galende está considerada como una sola zona de baño, pero en realidad tiene cuatro puntos diferentes todos ellos en el Lago de Sanabria, que se corresponden con las playas Grande, de los Enanos, del Folgoso y Chica, todas ellas con una calificación de excelente. También cuenta con ese máximo nivel la zona de baño del Río Tera en Camarzana de Tera, la del embalse de Valparaíso en Villardeciervos y la del embalse del Esla, situada en Muelas del Pan.

El agua de otras dos zonas de baño oficiales de la provincia de Zamora es buena, tanto la del Río Tera en Burganes de Valverde, como la localizada en el Río Tera, a la altura de la localidad de Villanázar.

La peor calificación, insuficiente, corresponde la zona de baño del Río Órbigo en Santa Cristina de la Polvorosa y la situada en el Rio Tera en Milles de la Polvorosa.

Las calificaciones de aptitud de las zonas de baño se realizan conforme a un decreto de la Junta del año 2008. Si en un periodo de cinco años consecutivos una misma zona de baño no supera la calificación de insuficiente se le da de baja, como le ocurrió a la del Río Arlanzón de Burgos el pasado año, siempre según la información de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

La Junta considera zona de baño a cualquier elemento de aguas superficiales donde se prevea que pueda bañarse un número importante de personas, y en el que no exista una prohibición permanente de baño ni se haya formulado una recomendación permanente de abstenerse del mismo, y donde no exista peligro objetivo para el público.

Antes del 1 de febrero de cada año, los ayuntamientos que deseen, formularán la solicitud de alta o de baja de una zona de baño ubicada en su término municipal.

Las altas y bajas en el censo oficial de zonas de baño, así como sus puntos de muestreo, se realizarán por resolución de la Dirección General de Salud Pública, notificándose a los ayuntamientos afectados. Antes del 20 de marzo de cada año, la Dirección General de Salud Pública elabora el censo de zonas de baño.

El control de las aguas de baño se extiende también a las piscinas. En cuanto a este tipo de instalaciones, tradicionalmente, el inicio de actividad de una piscina lo concedían los respectivos ayuntamientos en cuyo término municipal se encontraba ubicado el vaso, que debía contar como requisito previo con el informe sanitario, que tenía carácter vinculante en caso de ser negativo, indica Sanidad.

Con la entrada en vigor de otra normativa, concretamente el Real Decreto 742/2013, se realiza una visita de inspección inicial al comienzo de la actividad y tras las paradas temporales superiores a 15 días, para valorar que la instalación es apta para su uso y cumple con la normativa vigente. Además, a lo largo del año (sólo la temporada de baño para descubiertas y todo el año para las instalaciones cubiertas) se lleva a cabo una vigilancia de verificación para valorar el correcto funcionamiento de las piscinas.

En Zamora hay 63 piscinas descubiertas censadas oficialmente, 53 públicas y solo diez privadas, además de diez piscinas cubiertas repartidas a partes iguales entre públicas y privadas.

En total se llevaron a cabo en la provincia de Zamora durante el pasado año un total de 312 inspecciones por parte de Sanidad, una media de 4,3 por piscina, con 487 controles de cloro (6,7 por piscina), 396 de ph (5,4 por instalación) y 71 de temperatura del aire y humedad relativa.

Y estos controles detectaron 80 incumplimientos por exceso de desinfectante y 61 por lo contrario, por defecto. En 34 casos los defectos encontrados fueron corregidos de inmediato, en otros 24 dentro del plazo que había concedido por la Administración para subsanarlos. Finalmente, dos casos acabaron en propuesta de sanción, aunque no se formalizó ninguna multa.

La vigilancia sanitaria de las piscinas se lleva a cabo siguiendo una instrucción dictada por la Dirección General de Salud Pública, sobre vigilancia sanitaria de las piscinas de Castilla y León, cuyos objetivos prioritarios son la calidad higiénico-sanitaria del agua y la seguridad de los usuarios.

En el año 2018 se han realizado un total de 4.757 inspecciones en piscinas de toda la comunidad de Castilla y León, y emitido un total de 4.817 actuaciones documentadas (actas más hojas de control) a piscinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.