06 de mayo de 2019
06.05.2019
Adolfo Martínez | Presidente del Consorcio de Transportes de Zamora

"La despoblación hace que casi todas las líneas de autobús sean deficitarias"

"Plataformas como Blablacar deben tener las mismas exigencias que nuestras empresas"

05.05.2019 | 18:42
Adolfo Martínez, en San Martín.

Con la intención de "unir fuerzas entre pequeñas y medianas empresas" y con el objetivo de "que ninguna empresa del transporte zamorano desaparezca". Bajo estas premisas nace, según Adolfo Martínez, empresario del gremio, el Consorcio de Transporte de Zamora, que ya ha echado a andar "con buenas sensaciones" aglutinando a un buen porcentaje de las empresas de transporte de la provincia.

–¿Cuáles son los principales objetivos del nuevo consorcio?

–Lo que pretendemos es la unión de todas las empresas zamoranas que transporten viajeros de forma regular. La idea es prepararnos para los tiempos que vienen, en los que va a haber mucha competencia. La unión hace la fuerza y creemos que juntos vamos a ser más competitivos de lo que somos por separado. Todas las empresas que forman parte del consorcio son pymes y pretendemos que el futuro sea más fácil. En definitiva, creemos que es bueno para modernizarnos y para ser más competitivos.

–¿En qué ámbitos se notará esta unión?

–Seremos más competitivos. Por ejemplo, a la hora de comprar combustible, sale más barato cuanto más compres, y si somos más podemos hacer pedidos más importantes. O a la hora de invertir en nuevos softwares de control de viajeros. O a la hora de preparar un concurso para determinado servicio público... Lo que no queremos es que, por ser pequeña, desaparezca ninguna empresa del servicio de transportes. Creemos que si hacemos las cosas juntos será mejor para todos.

–¿Cuál es la situación actual del sector del transporte de viajeros?

–En la provincia, más o menos, damos empleo a 200 trabajadores de forma directa. Hemos tenido unos años bastante malos, de pérdida de viajeros. La cifra no se ha recuperado, pero al menos ha dejado de caer. Esto es peligroso porque cuando una línea cae de los 25-20 pasajeros, ese autobús deja de ser rentable para el empresario, por lo que se necesita ayuda de la administración para mantener el servicio.

–Y mantienen que el Consorcio de Transportes aglutina a la mayoría del sector, ¿no es así?

–Entre todas las empresas del consorcio podemos dar trabajo directo a unas 150 personas. Pero no es solo eso. Las empresas locales, ya sean de este sector o de otro, generan economía y riqueza en sus provincias. Nuestros gastos se quedan aquí, ya sea gestoría, talleres, notarías, registradores... Se cobra un precio por el billete, pero buena parte de ese dinero se queda en la provincia. Si las pequeñas empresas tenemos que cerrar y viene una firma nacional a cubrir el servicio, gran parte del gasto general de esa empresa se irá fuera de Zamora. El impacto de nuestro sector es mucho mayor de esas 200 personas a las que damos trabajo.

–Esa pérdida de viajeros hace que muchas líneas dejen de ser rentables...

–Prácticamente todas las líneas que recorren los pueblos, sobre todo las zonas más despobladas, son deficitarias. Para analizar la situación de Zamora hay que tener en cuenta que es una de las dos provincias de la región, junto con Soria, con menor densidad de población. En Zamora solo hay dos núcleos, a mayores de la capital, con más de 5.000 habitantes. Eso lleva a una situación muy delicada, porque no se pueden aplicar aquí las recetas que se aplican, por ejemplo, en Segovia. Cuando no hay grandes núcleos de población, el transporte por carretera se complica.

–¿Ha cambiado el mapa de transporte en Zamora?

–Son las mismas líneas que había antes, con unas frecuencias muy parecidas. Algunas líneas las tenemos que compaginar con transporte escolar, pero a grandes rasgos el servicio se mantiene. No tenemos nada que envidiar a ninguna provincia de España. En Zamora el servicio que se presta es tan bueno como en cualquier otro lugar de España, y dentro de España ya hay una categoría superior a otros países de nuestro entorno. En Zamora hay casos en los que las comunicaciones entre con las cabeceras de comarca son mucho más frecuentes que en provincias con mayor población. El transporte de viajeros en el mundo rural es un servicio público, aunque no todo el mundo lo vea.

–Hablaba antes de compaginar el transporte escolar con el regular de viajeros. ¿Es por dónde va el futuro?

–Hace unos años ocurría que pasaban dos buses por el pueblo, uno para recoger a los niños y llevarlos al colegio y otro para hacer la ´línea de viajeros regular. Muchas veces iban los dos medio vacíos y es lógico pensar que eso no tiene mucho sentido. Lo que no se puede pretender es que el coste de llevar a los niños al colegio, lo pague quien lo pague, que no suelen ser los padres sino la administración, sea el mismo que el de un billete regular. A nosotros nos parece bien integrar los dos transportes pero el precio de llevar a los niños al colegio debe ser al precio al que se hacía el transporte escolar. Lo que hace la administración es, en la práctica, alquilar un autobús, y eso es más caro que una línea regular.

–En la presentación del consorcio defendían su labor para fijar población.

–Es que no se puede pretender que los que quieran vivir en un pueblo sean héroes. La administración tiene que darles facilidades, mejores servicios, conectividad...

–Las nuevas infraestructuras, sobre todo las autovías, habrán restado viajeros.

–Sí, las nuevas carreteras dan más facilidad al uso del coche. Gente que hace unos días no se atrevía a ir todos los días a Benavente ahora sí lo hace porque tarda menos y es más seguro. Estas nuevas infraestructuras también facilitan el uso del transporte compartido entre particulares.

–¿Hacen mucho daño plataformas como "Blablacar"?

–Según en qué lineas. En los pueblos no se ofertan, aunque también es cierto que no hace falta porque todo el mundo se conoce y los que vienen a Zamora a la misma hora lo hacen compartiendo coche. A otras líneas sí las afecta más. Aquí lo importante es decir si esto es economía colaborativa o un negocio, porque hay gente que vive de esto sin pagar impuestos. Un conductor de autobús tiene que parar cada pocas horas, registrar kilómetros... Está regulado. Lo que nosotros decimos en este sentido es que no nos oponemos a estas nuevas formas de transporte, pero queremos jugar todos con las mismas reglas. O nos quitan las obligaciones a nosotros o se las ponen a ellos, porque si no es como jugar una partida con las cartas marcadas, y esto es algo que hace bastante daño en determinadas líneas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.