El conductor del autobús siniestrado el pasado viernes en Málaga tuvo dos héroes que velaron por su vida hasta que llegaron los servicios de emergencia. Tras sufrir un infarto que desembocó en un aparatoso accidente en el que el autobús arrolló a varios vehículos, dos facultativos que viajaban en el vehículo le salvaron la vida. El pediatra Francisco Luis Carrasco y la médico de familia zamorana Clara Sánchez, lograron llegar al conductor, levantarle el pie del acelerador y sacarlo del asiento.

Un autobús pierde el control y arrolla a varios vehículos en Málaga

Con el autobús parado y el resto de viajeros en buen estado, la prioridad era atender al conductor. Los dos miembros del Servicio Andaluz de Salud (SAS) comenzaron la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP) durante diez minutos, que fue lo que tardó en llegar la ambulancia del 061. Tras diez minutos de tensión, lograron estabilizar al conductor hasta la llegada de la ambulancia, que lo trasladó al Hospital Regional, donde fue ingresado en la UCI, en estado crítico.

"Hicimos lo que tocaba, lo mejor que pudimos"

La zamorana Clara Sánchez, que trabaja como médica de familia en el Centro de Salud de Huelín, ha dado testimonio de lo que sucedió tras el accidente. "Cuando sentí los golpes, intenté alcanzar la cabina del conductor". A continuación, relata en el vídeo cómo varios pasajeros consiguieron asistir al conductor hasta que ella, y el pediatra, realizaron las tareas de reanimación. Sánchez no ha dudado para destacar la labor de los efectivos de emergencia: "Se ha demistrado la importancia de tener unos servicios públicos de calidad"