La composición "La agonía" sonará por primera vez en las calles en la madrugada del Viernes Santo acompañando al grupo escultórico homónimo para el que ha sido escrita. Y es que varios integrantes de la plantilla de cargadores, deseosos de que su paso contara con una marcha propia, se pusieron manos a la obra para que el paso de la Cofradía de Jesús Nazareno protagonizara unos pentagramas.

Varios hermanos de paso contactaron con el director de la Banda de Música de Zamora, Manuel Alejandro López, quien el pasado año escribió una obra con motivo del 150 aniversario de Longinos, y le propusieron que escribiera una pieza para el grupo escultórico que realizó Ruiz de Zumeta.

El músico el pasado mes de febrero acudió al Museo de Semana Santa a conocer en detalle el paso acompañado de varios hombres que procesionan bajo los banzos. "Fue curioso porque al finalizar la visita ya tenía una idea en la cabeza y en cuestión de cinco días la escribí, pese a que no me habían establecido una fecha de entrega ni tener el objetivo de estrenarla esta Semana Santa", testimonia Manuel Alejandro López que a la hora de escribir ha tenido muy presente los muchos kilos que soportan cada uno de los cargadores.

La marcha, titulada "La agonía", desde los primeros compases a la segunda parte "representa la agonía de Cristo tanto física como psicológica a través de una tensión que crece constantemente" para ya en el segundo tema plasmar "las palabras de Cristo, todo está cumplido, mediante un tema más bondadoso y apacible" describe el músico gallego que dirige la Banda de Zamora desde septiembre de 2014.

La interpretación de "La agonía" resulta "complicada porque técnicamente la tonalidad es muy oscura al estar relacionada con la muerte y la oscuridad" precisa su autor que también ha escrito, entre otras piezas, "Pie Jesu" para el coro de la hermanad de Luz y Vida así como composiciones diversas para bandas, entre las que figura "A batalle de Elviña", obra obligada en el IV certamen gallego de bandas de música.

Los hermanos de carga, que han seguido el proceso de creación, incluso han podido escuchar el trabajo en "archivos de audio", se muestran "contentos con el resultado final" y deseosos de llevar el paso al ritmo de su propia marcha. Lo que sucederá este Viernes Santo gracias a que la Filarmónica de Braganza, que desde hace varios años acompaña al paso, tiene desde hace varias semanas las partituras para ensayarla y poderla tocar por las calles de Zamora durante la madrugada y la mañana de este Viernes Santo.