Hip hop, rock, baladas, clásicos como Queen o David Bowie, bandas sonoras, mimo y hasta danzas del mundo. No hay límites para las coreografías ideadas por los profesores de música y educación física que cada año participan en el encuentro educativo La Escuela en Danza, una propuesta que arrancó ya hace catorce años y que cada edición suma nuevos adeptos. Este año participaron con el Ramos Carrión como escenario un total de 500 niños y 60 maestros de 26 colegios.

"Se trata de un encuentro provincial para niños de la escuela pública y sobre todo queremos fomentar a la escuela rural, para que tengas las mismas oportunidades que los niños que estudian en la ciudad", explica Irma González, una de las organizadoras de esta cita anual junto a otros compañeros -entre los que se echó de menos a Fernando Mesonero, "alma mater" de este encuentro-, posible gracias a la ayuda de administraciones como la Diputación, el Ayuntamiento o la propia Dirección Provincial de Educación, que sufraga las rutas de autobús que trae a los niños de los colegios rurales a la capital.

"La idea es que los niños bailen, disfruten y se lo pasen bien. Cada uno ha elegido su danza y cada año se superan, con una cuidada escenografía e incluso con vestuario propio", valora González.

Habituales en este evento musical y educativo son los alumnos del colegio Virgen del Castillo, que demuestran que son auténticos artistas, este año con la canción "Aprender a quererte", del grupo Morat.

Como colofón, todos los niños realizaron una original coreografía desde sus asientos del Teatro Ramos Carrión, acompañados por anillos de luz -que luego se llevaron de recuerdo de este encuentro- al ritmo de la banda sonora de la película "El gran showman". Una composición ideada desde el colegio de Villaralbo que fue un excelente punto y final a este encuentro que aúna ritmo, música y convivencia.