12 de febrero de 2019
12.02.2019
La muerte de una figura clave en la política local

El adiós a un político emblemático

Fallece a los 87 años de edad Luis Cid Fontán, presidente de la Diputación de Zamora en los años ochenta y procurador de las Cortes de Castilla y León hasta el final del milenio

11.02.2019 | 22:37
El adiós a un político emblemático

El que fuera presidente de la Diputación de Zamora durante los años ochenta, Luis Cid Fontán, falleció ayer a los 87 años de edad en la capital tras una larga enfermedad. El mandatario zamorano estuvo al frente de la institución provincial durante dos mandatos entre 1983 y 1991 aunque su dilatada carrera política se prolongó hasta 1999 como procurador en las Cortes de Castilla y León. Cid Fontán ocupó un asiento en el Parlamento regional en la segunda, tercera y cuarta legislatura por Alianza Popular y Partido Popular entre 1987 y 1999.

A través de un comunicado, el Partido Popular de Zamora lamentaba ayer la muerte del dirigente zamorano y transmitía las condolencias a familiares y amigos por su triste pérdida. "Deja una profunda huella en lo personal y en lo profesional, tanto entre sus compañeros de partido, en particular, como en general entre todos los zamoranos, especialmente entre los que habitan en el medio rural, quienes lo recuerdan con un gran cariño y con quienes siempre mantuvo una gran cercanía en el ejercicio de sus actividades".

Su proximidad, empatía y optimismo, además de su visión de futuro, son algunas de las cualidades más destacadas de quienes le conocían. La actual presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, lo recuerda como un gran referente. "Fue un gran presidente y un gran compañero de partido, siempre que he necesitado algún consejo de él, ahí ha estado". Precisamente, su última aparición pública fue hace apenas dos meses con motivo del cuarenta aniversario de la Constitución y la autonomía de las corporaciones locales en democracia en un acto celebrado en el salón de actos del antiguo Palacio de la institución. "Ya estaba pachucho pero hizo el esfuerzo de venir", valora Martín Pozo, quien lo define como una persona "entrañable, cariñosa y amigo de sus amigos".

Su compromiso político continúa hoy en día en manos de su sobrino Fernando Martínez-Maillo. Ambos coincidieron el pasado 6 de diciembre en el homenaje a la Carta Magna. "Le vi débil, pero de cabeza muy bien. Siempre fue muy bromista, optimista, echado para delante y empático, a lo largo de su vida personal y política conectó muy bien con la gente". Durante los ocho años de mandato de su tío, él aún era muy pequeño por lo que solo guarda el recuerdo de quienes coincidieron con Cid Fontán a lo largo de sus dos décadas de actividad política. "Los alcaldes siempre me hablaban de su cercanía. Tenía las puertas de su despacho permanentemente abiertas para todos los representantes de todas las formaciones políticas. Además, era muy zamoranista, con sus aciertos y sus errores, pero era una persona que amaba mucho su tierra". Ante la considerable distancia generacional, Maíllo asegura que nunca habló de política con él, por lo que en su memoria solo guarda una imagen suya agarrado al brazo de su tía. "Es una pérdida irreparable", lamenta.

Quien sí recuerda bien su etapa al frente de la institución es José Manuel Peñalosa, su mano derecha en la Diputación. "Lo lamento muchísimo tanto desde el punto de vista personal porque he mantenido contacto con él hasta el último momento, como desde el punto de vista político porque yo empecé en la actividad política de su mano, junto a él. Los dos recuerdos son muy intensos y muy dolorosos en estos momentos". A su juicio, "era un zamorano excepcional, un político extraordinario y un gran profesional del Derecho fuera de lo común".

Otro de los responsables de la época quien también guarda gratos recuerdos de él es Saturnino Cardó, entonces portavoz del PSOE. Eran adversarios políticos, pero también tiene buenas palabras hacia el mandatario popular. "Tuvimos buena relación, siempre le admiré como un gran político, yo creo que era el mejor dentro del Partido Popular con mucha diferencia. Era un hombre que apreciaba mucho y con el que tenía sintonía en ciertas cosas aunque discrepáramos en otras, como era normal, pero siempre tuve la puerta de su despacho abierta. Siempre he pensado que por encima de las políticas están personas y siempre he pensado que Luis Cid era una gran persona y un grandísimo político".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.