26 de enero de 2019
26.01.2019

Con la fuerza de todos

Manuel Miguel, venezolano afincado en Zamora desde hace nueve meses, confía en que "la resistencia y el apoyo internacional" otorguen la llave del Gobierno a Juan Guaidó

25.01.2019 | 21:04
Venezolanos residentes en Zamora, durante la concentración de esta semana en la plaza de la Constitución.

Fue quien convocó esta semana la concentración en apoyo de Juan Guaidó en Zamora, reuniendo a una veintena de venezolanos y simpatizantes en favor de la libertad del país, y sigue desde la distancia con gran interés los avances que, hora a hora, ocurren en Venezuela. Manuel Miguel, quien reside en la capital desde el pasado mes de abril, asegura que está "muy preocupado" por la situación de su país natal, el mismo que acogió a sus padres en los años cincuenta en busca de un futuro mejor.

"Está ahora mismo en un plazo de espera en el que realmente no se sabe cuál va a ser el desenlace, mientras que el número de muertos sigue aumentando", lamenta Miguel, para quien la única vía posible para que Juan Guaidó sea proclamado legalmente el nuevo presidente del país pasa por que Estados Unidos "mantenga su posición de apoyo, en el sentido de que reconozca a Guaidó y no abandone ni la embajada ni el consulado en Caracas".

En este sentido, considera que esto deja en una posición muy delicada a los funcionarios norteamericanos que están trabajando ahora mismo en ambos organismos. "Ellos deberían quedarse pase lo que pase, pero son seres humanos y la situación es demasiado complicada", reconoce. "Pero, de otro modo, sería como reconocer a Maduro, darle la razón a él", compara.

La misma creciente preocupación siente por todos los familiares y amigos que dejó allí hace menos de un año. "Tengo contacto con todos ellos diariamente y a todas horas me están informando, enviándome fotos y vídeos de lo que está ocurriendo", relata. Unos testimonios directos con los que el propio Manuel confirma "la tensa calma que se vive en estos momentos", describe.

Su consejo por vía telefónica a todos sus allegados es que se mantengan al margen, que se cuiden. "Pero es cierto que para afrontar esta situación es necesario salir a la calle. A la gente que quiero le pido que tengan cuidado, que estén pendientes, que se vayan a casa en cuanto vean algún peligro cerca...pero no es así como hay que actuar en estos casos, hay que meter pecho en la calle", valora.

Por todo ello, reconoce que vivir esta situación desde la distancia es muy duro. "Conozco bien el tema, porque acabo de venir de Venezuela en abril, así que creo que todo esto es una cuestión de resistencia y de contar con el apoyo internacional para continuar", resume.

Según su opinión, apunta que es esencial para Venezuela contar tanto con el apoyo de Estados Unidos como de la Unión Europea. "Si los dos grandes aliados mantienen su firmeza, junto con el pueblo venezolano y la gente extranjera en las embajadas, podremos salir de esta situación hacia adelante. Si no es así, volveremos hacia atrás", vaticina con tristeza.

Con toda la situación actual, Miguel considera que "es el momento de las grandes decisiones, aunque sean dolorosas. Pero es mejor afrontarlas de una buena vez", subraya, al tiempo que apunta que lo dice ahora que está viendo "los toros desde la barrera", al estar a cientos de kilómetros del conflicto. Pero se trata un conflicto que conoce muy bien, "aunque, aun así, es diferente".

Y es que Manuel Miguel tomó la difícil situación de repetir el viaje de sus padres y dejarse acoger por la ciudad de sus antepasados, una vez que sentía que su proyecto de vida no se podía seguir realizando en Venezuela, dado los acontecimientos de los últimos años en el Gobierno, primero con Hugo Chávez y luego con Nicolás Maduro. "Tomé la difícil decisión de huir de nuestro país natal –junto a su mujer– y venirnos a esta bella, tranquila y querida ciudad –que tantas veces había visitado para estar con sus familiares zamoranos– no a cumplir nuestro sueño, sino a empezar de nuevo, dejando atrás cuarenta años de trabajo, una casa, nuestros autos, nuestra ropa, nuestra vajilla, nuestras propiedades...en definitiva, nuestra vida", resume el venezolano sobre el paso que dio hace tan solo un año.

Por último, aseguro que los que, como él, han vivido toda esta trayectoria y conocen la historia venezolana, "sabemos que el final no iba a ser un camino de rosas, tenía que ser un final de sangre, ya fuera ahora o dentro de cinco años", finaliza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.