21 de enero de 2019
21.01.2019

La conspiración de las estelas en Zamora

Un trabajo de los psiquiatras del Complejo Asistencial de Zamora considera que la teoría de las fumigaciones de La Guareña es una hipótesis sin base ni planteamientos científicos

20.01.2019 | 21:09
Estelas dejadas por aviones en la comarca zamorana de La Guareña.

El fenómeno "chemtrail", estelas químicas dejadas por los aviones para presuntamente controlar el clima o contaminar el suelo y que tanto arraigo tuvo en la comarca zamorana de La Guareña es una hipótesis basada en planteamientos sin una demostración científica. "Estos fenómenos estarían relacionados con lo que en psiquiatría y psicología se conoce como pensamiento mágico y que consiste en atribuir un efecto a un suceso determinado sin existir una relación causa efecto comprobable entre ellos". El fenómeno de las estelas químicas podría incluirse en otros muchos relatos de noticias falsas que logran hacerse un hueco en parte de la sociedad, como ocurre con los movimientos antivacunas.

Es la tesis que defiende el artículo titulado "El fenómeno Chemtrail: ciencia o creencia del siglo XXI" firmado por Carlos Llanes Álvarez , María Teresa Pastor Hidalgo , Alberto San Román Uría , Jesús Monforte Porto y Manuel Ángel Franco Martín la mayoría psiquiatras casi todos salvo uno de ellos que es médico de familia, realizado con la colaboración de Beatriz Muñoz Martín, bibliotecaria documentalista del Área de Salud de Zamora.

Los autores se pusieron manos a la obra para tratar de analizar el fenómeno de los "chemtrails" o estelas químicas de los aviones porque en Zamora es uno de los lugares donde "más activos son los defensores de esta creencia".

El artículo analiza lo que son las estelas de condensación, producidas por los aviones a reacción, cuyos motores expulsan un chorro de gases a alta temperatura. Las aeronaves sueltan "vapor de agua, dióxido de carbono (CO2), pequeñas cantidades de óxidos de nitrógeno (NOx), hidrocarburos, monóxido de carbono, gases de azufre, así como hollín y trazas de partículas metálicas", explican los autores del trabajo, publicado en el último número de la Revista "Nuevo Hospital" que edita en versión digital el Complejo Asistencial de Zamora.

Las estelas de condensación se forman con el vapor de agua del motor de los aviones al enfriarse normalmente cuando las aeronaves viajan en altitudes elevadas y la temperatura del aire es muy baja. "Esto explicaría por qué se observan con más frecuencia estelas de condensación sobre zonas atravesadas por rutas aéreas, como es el caso de Zamora donde confluyen 13, con casi 200 aviones diarios por el Centro de Navegación Aérea de Coreses, que por ejemplo en las inmediaciones de los aeropuertos donde los aviones vuelan a menor altitud", señala el artículo. Estas estelas tardan más o menos en disiparse según las condiciones atmosféricas, pero no parece que ese tiempo tenga que ver con que alguien esté arrojando productos químicos, más allá de los que producen la combustión de los motores de los aviones.

Según los defensores de los "chemtrails" estas estelas serían "una suspensión de productos químicos dispersados deliberadamente desde los aviones" para controlar el clima o envenenar los terrenos sobre los que caen por parte de "todopoderosas agencias gubernamentales (que operarían al margen de la ley) hasta toda suerte de poderes fácticos. Parece que el término surgió como un bulo o una noticia falsa" nacida en Internet "sin una finalidad conocida" de la que tampoco se conoce su autoría ni fecha de aparición. Sin embargo, "la comunidad científica no acepta la existencia de las estelas químicas, considerando que se trata de estelas de condensación, o de cirros", aunque "en vista de la magnitud que estaba alcanzando la creencia, en el año 2000 un grupo de cuatro agencias federales del gobierno estadounidense", entre ellas la NASA "publicaron una declaración conjunta en la que negaban la existencia de las estelas químicas aportando además datos acerca de las estelas de condensación y su formación".

La razón por la que el fenómeno de los chemtrails ha calado tanto en la provincia puede deberse a varios factores, como la existencia de gran parte de la población dedicada a la agricultura y más pendiente por tanto del cielo y los fenómenos climáticos, la existencia de mucho tráfico aéreo en Zamora o los experimentos realizados sobre la estimulación de la precipitación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.