"Vivimos en una sociedad que excluye, margina e invisibiliza a los más necesitados", apunta el delegado diocesano de Cáritas Zamora, Antonio Jesús Martín de Lera, para justificar el lema de la campaña de Navidad de este año, "Sé parte", donde se lanza el guante a la población para que se implique en la eliminación de la pobreza y la marginación. "Es un problema de todos, no solo de Cáritas y otras entidades similares. Nadie puede ser ajeno a la pobreza y al sufrimiento de nuestros vecinos", subraya Martín de Lera.

Cáritas Zamora apuesta de esta manera por mejorar la calidad de vida de las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión. Incentivar la solidaridad y vivir en comunidad es uno de sus objetivos primordiales.

Por otra parte, en la postal de felicitación de Cáritas sobresale la palabra "vida" -intercalada dentro de "Navidad"- con un objetivo claro: "Queremos destacar que nuestra tarea es una apuesta por la vida y sobre todo la dignidad de las personas, una apuesta por la ternura, la vida y la misericordia hacia los más necesitados de ellas", explica el delegado diocesano de Cáritas.

Y es que, como destaca desde la experiencia, los usuarios de esta entidad religiosa agradecen, sobre todo, "la escucha" cuando llegan para ser atendidos. "La empatía es fundamental, puesto que detrás de las cifras de la gente que ayudamos cada día hay una historia, las personas son mucho más que un número, que alguien que simplemente viene a pedir. Detrás de cada número hay un rostro con una realidad", termina.