La Guardia Civil investiga el caso del robo en la vivienda de un empresario en Castropepe desde que tuvieron lugar los hechos en octubre del 2018. Tras la denuncia de la víctima, los agentes comenzaron las pesquisas gracias a la colaboración de varios vecinos del municipio que habían visto rondar por la zona algunos vehículos sospechosos y que no suelen encontrarse por el pueblo.

A raíz de esa pista, la Guardia Civil puso en marcha un dispositivo que culminó el viernes 28 de diciembre con la detención en la Comunidad de Madrid de tres sospechosos cuya culpabilidad, eso sí, deberá ser aclarada a partir de ahora. Mientras tanto, el juez que instruye el caso ha decidido enviarles a prisión provisional a la cárcel de Topas (Salamanca).

La Guardia Civil, que seguía la pista de estos tres sospechosos por el asalto y robo con fuerza al domicilio de un hombre que, aunque reside en Castropepe, es propietario de una estación de servicio en la vecina localidad de Benavente, se incautó, en el momento de la detención, de un paquete con drogas, cuya cantidad no ha trascendido, y de un arma de fuego que los tres hombres llevaban en el interior de su vehículo en el momento en el que fueron interceptados.