30 de noviembre de 2018
30.11.2018
Juicio por el crimen de Castrogonzalo

"¡No es un menor, es asesino y violador!"

Familiares, amigos y ciudadanos reclaman a las puertas del Juzgado reformar la Ley y endurecer penas de cárcel para "depredadores al acecho de víctimas" como el acusado del asesinato de Leticia

29.11.2018 | 23:46
"¡No es un menor, es asesino y violador!"
"¡No es un menor, es asesino y violador!"

A las 9.00 horas, varias decenas de personas esperaban ya la llegada del asesino confeso de Leticia Rosino Andrés. La gran pancarta rosa que reza "Leti, tu sonrisa es nuestra fuerza" volvió a desplegarse en la calle de Regimiento de Toledo, a un lado del Juzgado de Menores, en la zona más próxima a la entrada acordonada por una decena de policías nacionales y algún municipal para evitar incidentes. Y los hubo. A las 9.35 horas, la llegada del menor, rodeado por cuatro policías nacionales soliviantó los ánimos del medio centenar de familiares y amigos congregados. "¡Queremos justicia!". La tensión contenida en estos seis meses de dolor por el crimen de Leticia se desató en milésimas de segundo. Y un primo de la joven se abalanzó sobre el acusado, una agresión que frenó uno de los agentes. "¡Que nos lo dejen!", "¡No es un menor, es un asesino!", "¡No es un menor, es un violador!". A intermitencias, los presentes repetían, muchos de ellos entre lágrimas, los eslóganes una y otra vez, "Leyes más duras" y "Que cambie ya la Ley del Menor", "Ni una sola víctima más", entre los que se intercalaban insultos y recriminaciones. La familia llegó apenas cinco minutos después, "no quiero ponerle cara", diría Inmaculada Andrés, madre de Leticia, al concluir el juicio, al que no pudo asistir por desarrollarse a puerta cerrada. Los aplausos al grito de "¡Ánimo!" arropaban a los padres de Leticia y al novio, David Alonso, los primeros en dejar el edificio tras el juicio, desencajados y rotos por el dolor, "con impotencia y rabia", explicaba Inmaculada Rosino, la madre de Leticia. "La justicia se habría hecho si nos lo hubieran dejado aquí", en la calle, refería la mujer, entre disculpas si se excedía en sus palabras, "estoy nerviosa". Los abrazos y las lágrimas de familiares y amigos les arroparon. "Ley del Menor es laxa con quienes son depredadores, están al acecho, violadores y asesinos", indicaba Mar Bermúdez, la madre de Sandra Palo, presente en la concentración. El desgarro y los lamentos se recrudecieron cuando supieron que el acusado se les había escapado. Lo sacaron por otra puerta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.