04 de octubre de 2018
04.10.2018

La exconcejala de Bienestar Social afrontó un caso de maltrato antes de dimitir

La expareja de la concejala fue condenada por un delito continuado de amenazas en el ámbito familiar y por quebrantar una orden de alejamiento

04.10.2018 | 00:02
La exconcejala de Bienestar Social afrontó un caso de maltrato antes de dimitir

La dimisión de la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Zamora, María José González Torijano, lleva tras de sí una historia de violencia de género. La hasta ahora edil de Izquierda Unida aludía en su carta de despedida a "un grave problema familiar de gran trascendencia". Según ha podido contrastar este diario, González Torijano ha estado durante el último año y medio inmersa en un proceso judicial por maltrato de su expareja, Emiliano Fernández, quien ha actuado hasta el momento como miembro y portavoz esporádico de la plataforma pro biorrefinería en Barcial del Barco.

Una sentencia de 2017 a la que ha tenido acceso LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA condenaba a la expareja de la concejala a nueve meses de prisión y prohibición de comunicarse durante dos años con González Torijano por un "delito continuado de amenazas en el ámbito familiar". La medida llevaba consigo el impedimento de acercarse a menos de 200 metros de la exconcejala y de comunicarse con ella por ningún medio ni a través de terceros. Además, el juez impuso a Emiliano Fernández otra orden de alejamiento a la pareja de la concejala por el mismo intervalo de tiempo y la pena de seis meses de prisión, todo ello "concurriendo en ambos la atenuante de reconocimiento de los hechos".

Sin embargo, una nueva sentencia del año 2018 condenaba otra vez a Fernández por "dos delitos de quebrantamiento de medida cautelar" e imponía una pena por cada uno de ellos de seis meses de prisión, además del pago de las costas procesales del caso.

Los hechos, según las fuentes consultadas, se remontan a enero de 2017, cuando González Torijano interpuso una denuncia contra Emiliano Fernández por amenazas. El denunciado, que entre junio del 2015 y el mismo mes de 2016 había actuado como auxiliar del grupo de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Zamora, no tenía ya en ese momento ningún tipo de relación con el partido al haber incumplido los estatutos internos, lo que suponía su cese de militancia de la organización de manera inmediata.

Tanto Emiliano Fernández como María José González Torijano coincidieron, por lo tanto, durante un intervalo de ocho meses en el Ayuntamiento de Zamora. La concejala tomó posesión de su área en noviembre de 2015 tras la dimisión de Charo Escudero y el denunciado permaneció como cargo de confianza hasta junio de 2016. Su salida del Consistorio, según fuentes contrastadas, estaba pactada desde que Izquierda Unida entró en el Gobierno de la capital, cuando se tomó la determinación de que permanecería un año como auxiliar y posteriormente daría el relevo a Jonathan de Anta, que sigue desempeñando esa labor.

Desde ese momento, Emiliano Fernández trasladó su domicilio habitual a la vecina provincia de León y desapareció del mapa de Izquierda Unida de Zamora, dejando así de participar en los actos de la formación; ya estaba fuera cuando se produjeron las denuncias. María José González Torijano, por su parte, ha permanecido durante todo este tiempo al frente de la Concejalía de Bienestar Social, hasta que el pasado martes anunció su decisión de dimitir del cargo.

La ya exedil aseguraba en su carta de despedida que había "perdido poco a poco la ilusión" en el trabajo desempeñado y que "el mundo político no es para todos", además de aludir a ese "grave problema familiar de gran trascendencia" como una de las causas de su marcha de la vida pública en Zamora. Antes de tomar posesión de la Concejalía de Bienestar Social, María José González Torijano había ejercido como auxiliar administrativa por confianza en el grupo de Izquierda Unida en la Diputación Provincial durante el mandato 2011-2015, cuando Francisco Molina era el único representante de la formación en la institución provincial.

El alcalde, Francisco Guarido, ha querido manifestar al respecto que "ni en el momento de la denuncia, ni en el de la sentencia, esta persona militaba o trabajaba en Izquierda Unida de Zamora". Sobre otras cuestiones, el regidor del Ayuntamiento de Zamora se ha limitado a afirmar que son asuntos "del ámbito, privado, familiar y penal", por lo que no se producirán más valoraciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.