03 de noviembre de 2017
03.11.2017

Sanidad toma medidas ante el riesgo de brotes de sarampión en Portugal y Europa

El país vecino ha perdido la inmunidad, al bajar del 95% el porcentaje de población protegida frente al virus

03.11.2017 | 08:59
Un sanitario pone una vacuna a un paciente Foto L.O.Z.

La inmunidad al sarampión está por debajo del 95% entre la población portuguesa, una cifra que supone que el país vuelve a estar expuesto a epidemias de la enfermedad. La última Encuesta Serológica Nacional publicada por el vecino país luso, que hace frontera con Zamora, indica que el 94,2% de los portugueses tienen inmunidad frente al sarampión. Por edades sin embargo, hay diferencias significativas, ya que el 99,6% de los nacidos antes de 1970 sería inmunes a la enfermedad, mientras que sólo estarían en ese caso el 77,9% de los jóvenes de 20 a 29 años y el 88,2% de 15 a 19 años.

La Consejería de Sanidad de la Junta, según las declaraciones realizadas a este diario en una reciente entrevista por la jefe de Epidemilogía, Sonia Tamames y como figura en su página web, considera que tanto en Zamora como en Castilla y León el alto porcentaje de población inmunizada (bien porque está vacunada o, en el caso de personas de más edad, porque en su día pasó la enfermedad) hace de cortafuegos ante la aparición de algún posible caso, ya que con la vacunación masiva se produce un "efecto rebaño" que impediría al virus causar un brote.

Sin embargo es consciente, tanto del dato de la baja inmunidad de los portugueses como de la existencia de brotes de sarampión en Europa, lo que le ha hecho reaccionar, y activar de nuevo el mensaje de concienciación para que todos los niños se vacunen de sarampión y los padres revisen sus cartillas de vacunación para comprobar que, efectivamente, se encuentran inmunizados.

Aumento de casos

Con el sarampión se da una circunstancia curiosa y es que había un plan para eliminar la enfermedad en 2005 y la vacunación se pretendía retirar en 20915. Sin embargo, estos planes han sido pospuesto ya que en Europa se siguen notificando un número importante de casos. Tal y como indica Sanidad en su documentación oficial "el resurgimiento del sarampión a nivel europeo se produce por la existencia de lagunas en la cobertura vacunal, por la acumulación de individuos no vacunados, que están permitiendo la aparición de brotes de esta enfermedad en numerosos países de nuestro entorno". Y en España, de hecho, también se ha notado una mayor incidencia de la enfermedad. Este año se han notificado 130 casos, frente a solo 35 en 2016. En Castilla y León en los primeros diez meses del año sólo han aparecido cuatro casos, y ninguno de ellos ha conseguido crear un brote, precisamente porque prácticamente toda la población está vacunada.

Protegerse contra el sarampión es fácil, ya que solo hay que seguir el calendario vacunal oficial que recomienda dosis a los 12 meses y los tres años, con la denominada triple vírica que contiene también inmunización contra paperas y rubeola. Aunque en niños suele ser una enfermedad benigna, el sarampión también puede presentar complicaciones, la más grave la encefalitis (muy infrecuente). En adultos suele ser más grave, y a cualquier edad puede ser causa incluso de fallecimiento.

El sarampión comienza con una fase catarral que dura entre 3 y 5 días, caracterizada por la aparición de fiebre, generalmente elevada, tos, secreción nasal abundante, estornudos, malestar general y anorexia. Al finalizar esa fase aparecen las características erupciones rojizas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine