17 de febrero de 2017
17.02.2017

Guarido pide mesura ante las "pequeñas" molestias que se puedan generar

17.02.2017 | 00:10

El Ayuntamiento de Zamora ha tomado una postura conciliadora en este conflicto sobre el mercadillo en el que tres partes defienden a ultranza sus intereses. Los vecinos no quieren el mercadillo frente a sus casas; los ambulantes no quieren problemas con los vecinos; y el Consistorio quiere que los ambulantes vendan pero molestando lo más mínimo a los vecinos. Una situación complicada que ha obligado al alcalde a salir al paso de las diferentes declaraciones para pedir mesura. "Hay que poner en una balanza los pros y los contras y a partir de ahí, tomar una decisión. En una parte tenemos a 230 familias cuya vida depende del mercadillo y en la otra tenemos alguna pequeña molestia para los vecinos", indica.

Francisco Guarido es consciente de que la ubicación del mercadillo de los martes "siempre va a generar problemas", pero también cree que puede haber algo más. "Cuando se quieren poner problemas, se ponen. Hay que tener en cuenta que algunos de los afectados corresponden a los chalés que ni si quiera están construidos", apunta. En relación a la posible denuncia, el alcalde no teme que la justicia pueda paralizar el normal desarrollo de la cita ambulante. "Los vecinos están notificados a través del correspondiente anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia y el expediente está completo", asevera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine