16 de octubre de 2016
16.10.2016
Carlos Saura | Cineasta

"Lo que pasa con los políticos es muy español, nunca nos ponemos de acuerdo"

"Nuestro cine está enfermo, ya no hay grandes productores y dependemos económicamente de las televisiones, que te respaldan si les conviene"

22.10.2016 | 02:10
El polifacético creador con algunas de sus imágenes expuestas en Zamora.

El cineasta, fotógrafo, guionista y escritor Carlos Saura exhibe en la exposiciones "España, años 50", abierta hasta finales de mes en la Alhóndiga, más de 70 imágenes que tomó por distintos lugares de España, entre ellos Sanabria, en las décadas de los 50 y 60 del pasado siglo.

-Su contacto con la provincia de Zamora en los años 50 vino de la mano del documental "Carta de Sanabria", ¿cómo era la Sanabria que encontró?

-Eran poblaciones totalmente medievales, pobres y tercermundistas. Yo llegué en el equipo de Enrique Ducay para rodar un documental siendo un estudiante de la Escuela de Cinematografía. Entonces ya era fotógrafo y quería captar lo que había, sin pensar en el documental, lo que le aporta un valor bastante objetivo a las imágenes.

-¿Para ser un buen director de cine hay que ser un buen fotógrafo?

-No tiene por qué pero a mí me ha facilitado mucho. Al ser fotógrafo técnicamente nunca he tenido problemas porque tengo el ojo preparado. Pese a tener más de 40 películas todavía no sé qué cualidades tiene que tener un director, pero tienes que hacer los temas que te apasionan.

-En estos días se ha vuelto a proyectar una copia restaurada de su primer documental "Cuenca", filmado en los 50, años en los que tomó de las imágenes exhibidas en Zamora. Su trabajo hecho décadas atrás cobra actualidad.

-Las cosas que he hecho no me interesa mucho verlas, las fotografías porque no me queda más remedio. No me interesa mirar hacia atrás porque estoy pendiente del ahora y lo que voy hacer.

-Y lo más reciente es "Jota", un trabajo que acaba de estrenarse pero su amor por la música le ha hecho fijar su atención previamente en las sevillanas, el flamenco, los fados... ¿de dónde viene su interés por retratar los ritmos del mundo?

-He sido educado con la música clásica porque mi madre fue pianista, incluso profesional unos años. He escuchado música clásica y sigo haciéndolo porque me parece una maravilla, pero siempre he tenido una gran curiosidad por el flamenco, sobre todo, por la canción española, los tangos y los fados, lo que me ha permitido hacer más de doce musicales.

- "Jota" ¿era su asignatura pendiente?

-Sí sin duda. Me interesaba mucho ver cómo se baila sin los trajes regionales, que son muy bonitos, pero tapan el cuerpo humano. Es precioso ver bailar una jota a unos jóvenes vestidos con pantalón vaquero y una camisa, tal y como van en la calle, lo que te brinda la oportunidad de ver la belleza del baile. Además, hay una jota gallega en la que participa el gaitero Carlos Núñez, con quien he quedado fascinado. Creo que esta jota es de las más bonitas y quizá sea de las más sorprendentes.

-El deseo de aventura, del inconformismo y del riesgo sigue presente en sus trabajos.

-Siempre hay que tirar hacia delante y si no me planteo nuevas cosas para qué voy a hace cine, me dedico a otras cosas. El cine es una aventura que hay que correr. Cada película es una aventura porque no sabes cómo la vas a acabar y a veces no sabes ni cómo va a ser posible empezarla. Hago cine porque es lo que más me divierte.

-¿Cuál es el estado de salud del cine español?

-Está enfermo el cine en todo el mundo y, de manera más especial, el español. Han desaparecido los grandes productores, no hay personas como Elías Querejeta o como Andrés Vicente Gómez, estamos en un terreno de nadie. Es una especie de magma, lo cual no quiere decir que no haya dos o tres películas buenas al año hechas en este país. Además, existe una especie de cansancio y por otro lado ha habido un cambio sustancial debido a las nuevas tecnologías. El material analógico ha desaparecido, todo es digital lo que hace que el cine y la fotografía estén al alcance de cualquiera. El problema es que hay muchas personas, jóvenes y no tan jóvenes, que están trabajando y no conocemos la calidad de lo que están haciendo porque es tan inmenso lo que está haciendo con pocos medios y eso cambia el cine.

-En esa renovación del séptimo arte también juega un papel cada vez más importante las televisiones porque los proyectos que no cuentan con el apoyo de un grupo audiovisual tiene dificultades en rodarse.

-Y están hasta abocados a no realizarse. Dependemos económicamente mucho de ellos y también ellos eligen lo que quieren hacer. Hay una especie de censura con lo que quieren hacer, apoyan lo que les interesa.

-¿Alguna televisión le ha echado por tierra alguna iniciativa?

-Dos o tres proyectos importantes me los han tirado para atrás. Da igual quién seas, si no les conviene no te respaldan.

-El cine es una industria pero sin embargo en este país no existe la concepción de industrial cultural extendida al teatro, la literatura o la música.

-No me gusta asociar el término industria a la cultural porque parece que es una fábrica, aunque es verdad que genera una riqueza. Los países que más protegen su cultura suelen ser los más ricos y lo que queda de los países es su cultura, no otra cosa. Cuando uno va a China, Japón, Estados Unidos o América Latina se sabe del Real Madrid y al Barcelona, pero lo que más se conoce es a Gaudí, a Picasso y a Cervantes. Es curioso que la impronta que deja un país sea su poso cultural, la historia política poco se conoce y menos fuera de nuestras fronteras. La cultura es el poso que queda de un pueblo.

-Alude a la riqueza de la cultura pero sin embargo es un asunto sin presencia en los foros políticos.

-Todavía no he oído a ningún líder político o presidente de cualquier partido hablar de cultura. La cultura es un problema muy complejo porque viene de la educación. Si no hay una base en la educación no hay una cultura. Los políticos creo que piensan que la cultura es de gente que se divierte, que no son personas fundamentales para el país. Sin embargo, los artistas son fundamentales en un país.

-Pero únicamente ocho de cada cien actores españoles ingresan al año más de 12.000 euros, solo el 2,15 por ciento cobran más de 30.000 al año y entre los actores y bailarines que sí trabajan, más de la mitad no superan los 3.000 euros al año, según datos que ha hecho público la Fundación de Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión.

-La situación está muy complicada. No hay mucho dinero para hacer cine, ni teatro y tampoco hay mucho interés por hacerlo, aunque hay francotiradores fantásticos que apuesta por hacer algún proyecto. Hay muchos proyectos aparcados o descartados porque no hay dinero y además el impuesto del 21%, poco ayuda. Yo he estado en Francia y allí tienen un impuesto para la cultura de un 6%, por eso la cultura francesa está floreciente.

-Llevamos con un gobierno en funciones desde hace 300 días.

-Italia ha pasado por las mismas circunstancias y el país ha ido bien. El quid de la cuestión es cómo resolver los problemas que hay sin un presidente, pero eso se podía casi hasta resolver si se pusieran de acuerdo en poner un presidente de ningún partido, lo que sin duda representa una utopía. Lo que está pasando con los políticos es muy español, nunca nos ponemos de acuerdo. España es un país muy, muy complicado.

-¿Y retrataría ahora esas complicaciones?

-No me interesa porque ya las pasan todas por la televisión. La televisión es un circo fantástico. Escuchas informaciones sobre un juicio y aparece un hombre que dice que es un santo cuando ha robado millones.

-¿Se ha sentido maltratado por los críticos y el sector en España?

-A veces sí, aunque desde hace años ya no. Ahora soy una persona mayor y me respetan más. (Risas). En España desde que yo comencé a hacer cine siempre ha parecido imposible poder empezar a rodar una película, luego para mí se arregló la cosa no por España, sino porque mis películas fueron al extranjero, recibieron premios internacionales y gracias a ello he sobrevivido, gracias a eso he podido hacer más de 40 películas. Es bonito, por ejemplo cuando uno va a Toronto en cuyo festival hemos presentado "Jota", ver cómo el público aplaude y disfruta mi trabajo. Da gusto ver cómo en otro país son capaces de entenderlo porque la música y la danza borran las fronteras, realizan un milagro de ahí que siga con el cine musical que elimina las fronteras.

-¿Seguirá trabajando en este ámbito?

-Me gustaría mientras que pueda y me dejen.

-"Bach" es de los proyectos que está en cartera. Y ¿Picasso?

-Bien gracias. (Risas) Está, está mejor. Está avanzado pero es una película que lleva seis años de retraso por motivos económicos porque los temas que a mí me interesan parece que no interesan.

-Y ¿qué le interesa ahora a Carlos Saura?

-Muchas cosas. Yo hago pintura, fotografía, cine y escribo, escucho música y de vez en cuando hago una película que reúne todas las cosas que más me gustan. Hacer una película es un gran placer y hacer fotografiar es hacer algo de manera mucho más rápida. Es como la ópera que he hecho cinco veces "Carmen", un trabajo muy pesado, mientras que el cine es más atractivo. Cada día son cosas nuevas, cada jornada es un reto distinto además me gusta mucho improvisar y cambiar cosas, tener la sensación de estar vivo.

-¿Qué opinión le merecen los estrenos on line?

-Depende de la calidad con que se hagan, si es para pasarlo luego a pantalla grande sí, pero si es para verlo en una pantalla pequeña, en un móvil o un ordenador, me da pena. Creo que se pierden muchas películas interesantes por la falta de comercialización pero también es verdad que hay trabajos que se hacen con buena calidad gracias a las prestaciones que tienen las cámaras y es absurdo que luego se vean en pantallas pequeñas como las del teléfono. Lo ideal sería es que en cada casa hubiera una gran pantalla de televisión o incluso una pared para ver las películas, lo cual es asequible con un proyector, lo que antes era impensable está modificando el cine y seguirá. El futuro, que nadie sabe hacia dónde irá, modificará de la exhibición, seguro.

-Los avances tecnológicos también están cambiando la fotografía.

-Cada vez los teléfonos hacen mejores fotos y también con las tabletas. Creo que las cámaras fotográficas desaparecerán porque su función la desarrollan otras aplicaciones que ya ofrecen calidad profesional. Lo que no cambia es la fotografía, hay que realizarla igual. Cambia la herramienta, no el trabajo. Yo trabajo en todo con digital, quienes quieren volver al celuloide y los negativos son unos nostálgicos. El cine es un invento técnico y le tenemos que tener un respeto a la tecnología. No tiene nada que ver los aparatos actuales con lo que se utilizaban hace 50 años además las fábricas ya no están haciendo películas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine