Numerosos funcionarios de la Junta de Castilla y León se concentraron ayer ante las puertas de la administración para guardar un minuto de silencio en memoria de los dos policías nacionales fallecidos en Afganistán. Una concentración que también se convocó a la entrada de la comisaría de la Policía Nacional, que estuvo acompañada por los agentes de la Policía Municipal en recuerdo de los compañeros.