29 de abril de 2015
29.04.2015

El hospital de Zamora opera tumores de hígado y riñón con catéter y microondas

Un equipo multidisciplinar liderado por Radiología realiza con éxito la intervención poco invasiva que servirá para abordar cánceres de riesgo

29.04.2015 | 00:32
Desde la izquierda, los doctores Roberto Tabernero, José Marín, Ruth Fernández, Javier Trueba (Clínico de Valladolid), Miguel Gonzalo y Juan Chaviano.

Un equipo de profesionales del Complejo Asistencial de Zamora ha implantado con éxito un procedimiento para operar a pacientes con tumores difíciles, sobre los que no se puede intervenir con otras técnicas por los riesgos que conlleva. A través de la piel se llega con un tubo (catéter) hasta el órgano afectado (en este caso el hígado) y se "quema" la lesión cancerosa con radiofrecuencia (tipo microondas). La técnica permite quemar la zona localizada justo donde está el tumor sin hacer mayor herida que un pequeño agujero por donde se mete el catéter, lo que ayuda a la curación más rápida del paciente. De hecho, la primera intervención de este tipo realizada en Zamora permitió operar a la una de la tarde al paciente y que a las diez de la mañana del día siguiente volviera a su domicilio, una residencia de ancianos, cuando normalmente hubiera necesitado una semana de hospitalización, relata el jefe de servicio de Radiología, doctor José Marín.

El seguimiento del paciente indica que el tumor ha desaparecido, se ha necrosado y gracias a esta técnica el enfermo ha podido ser operado, ya que presentaba mucho riesgo. Son los doctores Miguel Gonzalo Domínguez y Roberto Tabernero Rico los que se han formado en esta novedosa técnica y para la primera intervención contaron con la ayuda de Javier Trueba, jefe de sección de Radiología Intervencionista del hospital Clínico Universitario de Valladolid. Esta técnica, que se ha hecho ya también en Zamora en un paciente al que se operó de riñón, se realiza en muy pocos hospitales de la región, como Burgos o el Río Hortega de Valladolid.

En realidad ha sido posible porque se cuenta con doctores entrenados, ya que para llevarla a cabo no hace falta un equipamiento especial, simplemente un ecógrafo. La primera intervención de hígado se desarrolló en veinte minutos, de los cuales quince correspondieron al tratamiento con radiofrecuencia y el resto a la anestesia y demás preparativos.

Dentro del mismo programa se incluirá también el tratamiento de nódulos tiroideos, usando una técnica similar basada en la radiofrecuencia. En este caso los tumores candidatos serán los benignos con síntomas o malignos que no tengan otra alternativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.