La obra del derribo de parte de las taquillas del Ramos Carrión, que comenzó ayer por parte de la Diputación, es solo una parte de las actuaciones que se van a llevar a cabo en los próximos días. Según el vicepresidente de la Diputación de Zamora, José María Barrios, los 145.000 euros del montante total del contrato incluyen actuaciones como "el modificado de la escalera que sube a la cafetería, que no cumple con la normativa actual, la rampa de acceso por la puerta de la calle Alfonso XII", que tiene más pendiente de la permitida, "temas de señalización o la ampliación de marcos de algunas puertas por asuntos de accesibilidad de los espectadores o asistentes".

Así, Barrios aclara que los 145.000 euros del contrato no se refieren solo al derribo de parte de las taquillas, como se aseguró en un principio. "A este punto solo corresponde, aproximadamente, el 10% del total", apunta el vicepresidente. Esto es, unos 14.500 euros. Además, José María Barrios recuerda que "no se tira todo el pabellón de las taquillas" pues "la parte más alejada de la calle cumple la normativa". Así, "se tendrán que suprimir cinco metros partiendo desde la calle".

Las obras de la parte sur, que permitirán convertir el teatro en un Centro de Congresos, van aparte y han sido adjudicadas por un importe de 697.484 euros, lo que significó una baja de aproximadamente el 42 % sobre el presupuesto de licitación del proyecto, que ascendía a 1.214.071 euros.

Esta obra, de mayor envergadura y que técnicamente se denomina "Adecuación de la parte sur del Teatro Ramos Carrión, destinada a actividades culturales y centro de congresos", ha sido adjudicada, asimismo, a la UTE San Gregorio-Rearasa (Restauración de Edificios, Artesonados y Retablos Alonso SA) y contará con un plazo de ejecución de 10 meses.