Pasadas las ocho de la tarde de ayer, los pacientes que habían sido dados de alta en el Hospital Virgen de la Concha a las 11.00 horas todavía esperaban en planta a que una ambulancia pudiera recogerles para trasladarles a sus respectivos domicilios. La indignación por el tiempo de espera, que impidió preparar las habitaciones que ocupaban los pacientes mencionados para recibir otros ingresos desde el servicio de urgencias, era más que patente entre familiares y enfermos, que transcurridas las horas iban viendo cómo "los traslados de nuevos usuarios desde la provincia, sí que se producían. Como se paga por kilómetros...", declaraba uno de los afectados por esta situación, que no es la primera vez que se da en el Complejo Asistencial de Zamora. En la planta de Traumatología, cuatro pacientes a las 20.00 horas continuaban a la espera de conseguir una plaza en las ambulancias para regresar a sus casas. Otros seis enfermos que recibieron el alta hospitalaria a las 11.00 lo habían logrado, no sin permanecer a la espera durante horas.

La explicación que recibieron los familiares de los enfermos tratados en Traumatología fue "que no hay gente suficiente en el servicio de ambulancias para atender las altas", sin que nadie les ofreciera ninguna alternativa a esta situación.

Una deficiencia de la que han sido paganos no solo quienes confiaban en llegar a sus respectivos domicilios a lo largo de la mañana de ayer o, a lo sumo, a primera hora de la tarde, sino también aquellos zamoranos que llegaban a Urgencias para ser atendidos. En este servicio se mantenían a las 20.00 horas los que fueron derivados a planta, sin poder disponer de habitaciones, "está parada toda la planta segunda porque como las ambulancias no se llevan a la gente y quienes tiene el alta siguen ocupándolas desde las 11.30", explicaba uno de los usuarios, visiblemente molesto por la situación. Al parecer, se optó por sacar de las habitaciones a los pacientes dados de alta de aquellas habitaciones que se podía para permitir que ocuparan las camas quienes permanecían en Urgencias a la espera de su ingreso.

El personal sanitario se vio desbordado, al parecer, no solo en Traumatología, sino en otras de las especialidades en las que los médicos firmaron el alta hospitalaria de enfermos que debían ser recogidos por ambulancias para abandonar el centro sanitario.

Las quejas de los ciudadanos por este tipo de situaciones se han producido en otras ocasiones, en las que la falta de personal para asumir el transporte sanitario repercute directamente en la organización del trabajo del personal sanitario en las diferentes especialidades que se prestan en los dos hospitales de la capital, que dan cobertrua a toda la provincia. Una vez más, los usuarios han mostrado su malestar y sus críticas por las deficiencias en un servicio básico como el sanitario.