La noche de Reyes los vecinos del barrio de Pinilla estuvieron sin luz hasta cerca de las cinco de la mañana. Más de siete horas "a oscuras", según explicó el presidente de la asociación, Artemio Pérez, ya que el apagón comenzó pasadas las diez y cuarto de la noche y no se restableció hasta la madrugada.

El barrio de la margen izquierda del Duero ya sufrió una situación similar a mediados del pasado mes de diciembre, cuando debido al robo de cable, las farolas de varias calles de esta zona se quedaron inutilizadas, concretamente las instaladas en la zona del puente de la vía del ferrocarril hasta el camino viejo de Pontejos. Este problema provocó que los vecinos afectados tuvieran que salir con linternas a la calle.