Delantales para padres e hijos, música ambiente y las manos en la masa. Algún bebé se enfada y llora al sentir la mezcla en sus manos. "No pegues a la pasta, que luego sale enfadada del horno" le explica Rosa Ancinas, la promotora de "Cocinando Cuentos". El taller comienza tras la llegada de la última pareja con su bebé de tan solo 12 días en brazos. Los 13 niños que participan en el curso miran con asombro la caja repleta de productos en el centro de la sala. La promotora ameniza el reparto de ingredientes: "Plumas, gallina, pollito? ¡Un huevo!". Los padres sueltan exclamaciones al ver el azúcar y la harina, emocionando a los bebés que sonríen ilusionados.

"Esto surgió gracias a la idea de la cocinera, Marga Barrero, así como de los diferentes estudios sobre psicología evolutiva en el mundo del bebé", aclara Rosa Ancinas. Se dedican a realizar actividades para niños de cuatro hasta 12 años. Sin embargo, esta vez han organizado un taller exclusivo para niños de hasta 36 meses con un aforo de 12 familias. En este curso se estimulan sus sentidos mediante una masa especialmente preparada para ellos, con la que pueden jugar y después ingerir sin peligro. Los talleres tienen una duración de 45 minutos, en la que tanto padres como hijos se divierten con la pasta, en la que dejan la huella de la mano del bebé. "A los niños se les da la mezcla para que comprueben su textura y pongan su huella, y además para que perciban los ingredientes a través de sus sentidos", ilustra. Trabajan con los aromas a través de papeles y servilletas perfumadas, con los sonidos con música envolvente y sonajeros, así como con el contacto de la masa. "Dicen que el sentido del olfato es el que más memoria tiene", añade. La mezcla proporcionada es semidulce. Tiene en cuenta la dieta de los bebés, se compone de azúcar de caña integral, aceite de oliva muy suave, leche de oveja y huevo. "Es neutra, los que van a venir han pasado la franja a la hora de ingerir gluten", aclara Marga Barrero, psicóloga gastronómica. Para los bebés es como jugar con plastilina. "Al mismo tiempo de ser lúdico, consigue que permanezca en ellos el recuerdo de los aromas que se aprenden desde el nacimiento". La actividad sólo se realiza con bebés de menos de tres años porque más allá de esa edad son conscientes al cien por cien de todo lo que sucede.

"Nos conocen por los talleres que organizamos de cocina y nuestra manera de ilustrar cuentos a través de ella", explica la promotora. Llevan un año organizando talleres, y este es el primer curso exclusivo para los más pequeños. "Los padres se ilusionan porque están deseando recibir propuestas para interactuar con sus hijos, ahora se han integrado al mundo laboral y quieren pasar tiempo con ellos para poder estimularles". Este taller es un anticipo del Festival de Artes Escénicas para Bebés que se realizará en el Museo Etnográfico a partir de 26 de septiembre. Atraerá actuaciones de prestigiosas compañías internacionales y nacionales muy diferentes que abordarán la danza, la música, el teatro y la cocina. "Cocinando Cuentos" también organiza cursos en La Alhóndiga por las mañanas. Marga Barrero añade: "Abarcamos a todas las edades, desde los más pequeños hasta los 100 años".