04 de agosto de 2013
04.08.2013
Escritor del libro «Historia de la resistencia nacionalista en Cataluña»
Antonio Robles

«La reforma de Wert es vergonzosa, solo garantiza la enseñanza en catalán»

«Las generaciones adoctrinadas en el sueño secesionista no podrán digerir sin más la frustración de no conseguirlo inmediatamente»

04.08.2013 | 00:00
El profesor Antonio Robles.

Sin pelos en la lengua, batallador y luchador incansable contra el nacionalismo de Cataluña, donde reside. El zamorano Antonio Robles habla de su nuevo libro, que trata la historia de la resistencia al nacionalismo y aunque ha pasado por la política y la abandonado, deja entrever que no descarta volver a la palestra porque «el suicidio nacional al que asistimos no debiera dejarnos indiferentes a nadie».

-Un zamorano que vive en Cataluña durante tantos años, ¿de dónde se acaba sintiendo?

-Nunca he tenido ese problema, yo no necesito sentirme de un sitio en particular, la vida es un mosaico de sentimientos, percepciones, relaciones humanas e intereses imposibles de acotar en el espacio y el tiempo. Por lo demás, mi pueblo, Fermoselle, es mi infancia, posiblemente la única patria sentimental legítima que da siempre satisfacción sin dañar a nadie. Al contrario del nacionalismo, que a decir de Albert Boadella, es como los pedos, molestan a todos menos al que los tira.

-Además es usted abiertamente crítico con el nacionalismo catalán. ¿Es difícil defender esta postura Cataluña? ¿Y fuera de ella?

-Es difícil, pero absolutamente necesario. No hay que lamentarse por ello, nada bueno se consigue sino con esfuerzo y convicción. Y asumiendo sus consecuencias, que las tiene. Ir contra el nacionalismo en Madrid es muy fácil, y a menudo se hace mal e insuficientemente.

-¿Qué razones le mueven a posicionarse en contra de la independencia de un territorio como Cataluña?

-La pregunta es inadecuada, habría que preguntarse por qué hay ciudadanos que quieren apropiarse de la soberanía que pertenece a todo el pueblo español para conseguir intereses particulares. Por eso, su derecho a decidir, en realidad, es impedir que el resto de españoles puedan hacerlo. Una gran trampa retórica que lo único que persigue es el derecho a dividir y romper España. Hombre, pueden intentarlo, pero no pasando por demócratas y tachándonos al resto de españoles de intransigentes.

-¿Considera que el proyecto de la nueva ley de educación ha «blindado» la enseñanza del español en las escuelas? ¿Lo ve fundamental para no desligarse de España?

-No, no la ha blindado, sólo ha hecho un apaño parcial y vergonzoso, cuyo resultado real es legitimar la inmersión en catalán en la enseñanza pública. Exactamente lo contrario que dicen las sentencias judiciales. En ese punto la reforma Wert, es una cobardía y un error. Por ello debemos lamentarnos una vez más de que el Gobierno de España, sea éste u otro, siga cometiendo el error de no asesorarse bien por personas que conocen perfectamente los intereses y la estrategia tramposa del nacionalismo secesionista. Lo que necesita la enseñanza del español es una ley orgánica de lenguas que garantice en cualquier territorio español su condición de lengua vehicular.

-¿Qué ambiente político se vive ahora en su comunidad autónoma con los escándalos de corrupción que acechan al PP y CiU?

-Allí la corrupción siempre es la española. Los nacionalistas nunca son culpables de nada. Me temo que la bandera y la construcción nacional justifican cualquier cosa. Por eso, se pueden permitir que el mismo presidente Artur Mas convoque una cumbre contra la corrupción en el Parlamento de Cataluña, a la vez que la sede de su partido (CiU) esté embargada por corrupción. Y nadie se rasga las vestiduras.

-¿Y su patria chica? ¿Cómo ve a Zamora desde una comunidad como Cataluña?

-No la veo. De hecho, suelo comentar a mis amigos que Zamora solo sale en los telediarios cuando hay un accidente de autocar o un incendio forestal. Es lamentable que existan zonas de España transparentes para el resto. Cuántos minutos cubren los informativos nacionales sobre Cataluña, y cuántos sobre Castilla y León o Extremadura, por poner dos ejemplos. Aquí si no lloras no mamas, y unas comunidades están de berrinche en berrinche y el resto van de comparsas.

-Desencantado con el partido político Ciudadanos pasó después a las filas de UPyD, donde fue candidato a la Generalitat. Ahora ha dejado la política para volver a su labor docente. ¿Está mejor fuera que dentro del mundillo político?

-No, tanto uno como otro están haciendo una labor imprescindible. La lástima es que no vayan juntos, fin que intenté en uno y otro y nunca conseguí. Un político no debe ser profesional de la política, por tanto no debe sorprender que haya dejado la política activa y me dedique a mis labores docentes. Aún así, la vida es impredecible, y aunque no siempre depende de tu voluntad, creo que el suicidio nacional al que asistimos con tanta inconsciencia no debiera dejarnos indiferentes a nadie.

-Para publicar su nuevo libro «Historia de la resistencia nacionalista en Cataluña» ha optado por la fórmula del Crowdfunding o microfinanciación, con el objetivo de que cualquier ciudadano pueda ser mecenas de su obra. ¿Cómo funciona?

-En lugar de depender de las condiciones de una editorial o de la censura de una sociedad cerrada como Cataluña, la microfinanciación te permite sacar al mercado un proyecto acotado en el tiempo y limitado a un presupuesto mínimo para poder publicar por ti mismo. En él pueden participar todos los ciudadanos, cada uno con su aportación, y generalmente después recibe una recompensa. Por ejemplo, en este caso, puede pagar el libro por adelantado, y cuando se publique lo recibe en su casa dedicado por el autor. O lo que es lo mismo, con este sistema no hay poder, ni censura que impida que un libro salga al mercado. Un gran instrumento para luchar contra sociedades cerradas como es la Cataluña identitaria de hoy.

-¿Qué resultado le ha dado publicar su última obra a través de este nuevo sistema? ¿Cuenta con muchos mecenas que apoyen su proyecto?

-Los resultados no pueden ser mejores, esta misma semana hemos superado el 100% del proyecto de Crowfunding. Ha costado sólo 27 días, y aún podemos contar con 60 más para ampliar el apoyo, eso significará más ediciones, mejor distribuidos y mayor promoción. Hay que tener en cuenta que si en el tiempo previsto por el mecanismo de la microfinanciación no se llegara al cien por cien, el proyecto fracasaría y a nadie de los que habrían colaborado hasta ese momento se les pasaría a cobro la aportación apostada.

Pasa a la página siguiente-Su nuevo libro es un relato de las ideas, organizaciones y acciones más importantes contra el nacionalismo catalán que se han desarrollado desde finales de los años setenta, ¿es por ese motivo por el que le cuesta que alguna editorial de Cataluña publique su obra?

-Es por un cúmulo de circunstancias. Es evidente que una obra de este carácter tiene serias dificultades en el mundo editorial catalán, pero eso no debe ser una disculpa para no hacer nada, con eso se cuenta y se buscan salidas. Yo lo he hecho a través del micromecenazgo o crowdfunding, como se conoce en inglés. Pero también hay razones comerciales, hay editoriales que se han interesado, pero a condición de reducir su extensión a un tercio. Y no he aceptado. El libro tiene 750 páginas y eso, en un enclave de crisis económica, donde además el mundo de papel cada vez está peor, es normal que las empresas tomen precauciones. Es la ley del mercado. El futuro no es de quién se lamenta, sino de quien se atreve, y yo he querido arriesgarme.

-Entonces, ¿tiene constancia de que históricamente se ha producido mucho movimiento antinacionalista? ¿O esa resistencia de la que habla en su nuevo libro «Historia de la resistencia nacionalista en Cataluña» es más bien moderna?

-Esta resistencia al nacionalismo obligatorio tiene la edad de la democracia y el pujolismo. Pero sí, en estas tres décadas ha habido mucha más resistencia de la que el nacionalismo ha permitido visualizar. Con la publicación del libro, muchos se horrorizarán cómo ha sido posible ocultar tanta realidad vergonzosa.

-¿Qué papel juega Internet y las distintas redes sociales a la hora de difundir y dar a conocer sus ideas?

-Las mías y las de cualquiera: fundamental. Sólo pudimos sacarnos de encima el control y la censura nacionalista a partir de la irrupción de Internet. De hecho Ciudadanos fue, en buena medida, hijo de las redes sociales.

-¿Cómo cree que habrá evolucionado Cataluña dentro de una década? ¿Y el resto del país?

-Sinceramente, podría dar diez respuestas y todas coherentes y justificadas. Pero en realidad no tengo ni idea. Lo único que presiento es inquietud, todo puede pasar, y nada bueno. Tenga en cuenta que estas generaciones a las que se les ha adoctrinado en el sueño secesionista, no podrán digerir sin más la frustración de no conseguirlo inmediatamente. Esto no tiene buena pinta. Sobre todo porque quien debería evitarlo, es decir, el Estado y sus gobiernos han demostrado y siguen demostrando diariamente que no hacen nada por hacer respetar la Constitución. Sus complejos ante los nacionalistas y sus complicidades con ellos son, además de una traición a España, un suicidio. La falta de hombres de Estado y de grandeza en nuestros líderes políticos es el verdadero cáncer de la España de la actualidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags