Orgulloso de la elección también se sentía el secretario del Centro Zamorano en Buenos Aires, Alfredo Miranda, quien destacó la sencillez de la que ha hecho gala el papa Francisco desde el comienzo de su mandato. «Será, a mi entender, el pontífice de la humildad y la evangelización, el se que pondrá las sandalias de Cristo. Ya lo demostró ayer con su sencillo atuendo blanco y luciendo no la cruz de oro papal, sino una simple cruz de madera», apuntó. El nombre elegido por este cardenal argentino, en honor a san Francisco de Asís, también es del agrado de Miranda. «Es un pastor que convirtió su archidiócesis en una misión, pidiendo a los porteños que salieran a consolar y ayudar a los más necesitados».

Además, en su caso particular, al tener en la familia a un sacerdote, su hermano, Alfredo Miranda aseguró tener «muchas referencias» del nuevo pontífice. De este modo, entre los calificativos que le profesó, destacaron los de «evangelizador, hombre sencillo y de carácter fuerte». Por todo ello, el secretario del Centro Zamorano de Buenos Aires confió en que su carácter «hará que por todos los medios se logre cambiar la política del Vaticano, lo que ayudará a que se acerque aún más a todos los fieles católicos del mundo», vaticinó.

En definitiva, Alfredo Miranda se mostró, como el resto de argentinos, «satisfecho» de compartir nacionalidad con el papa Francisco. «Estoy realmente emocionado con esta elección que creo personalmente que será muy beneficiosa para todos aquellos que profesamos la fe».