Desde el momento en el que tuvo contacto con la música, con solo siete años, supo que quería dedicarse a este arte. Y su sueño lo está haciendo realidad la oboísta zamorana Nuria Cabezas Castaño quien desde hace varias semanas es la nueva oboe solista de la Kwazulu Natal Philharmonic Orchestra de Durban, en Sudáfrica.

Tras finalizar sus estudios en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, la zamorana ha completado su formación en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en el Conservatorio Superior de Zaragoza, en la Universidad Internacional de Andalucía y se ha especializado en interpretación orquestal en Alemania y Austria.

Su llegada a la república sudáfricana se produce porque cuando ha adquirido la formación y experiencia necesaria para desarrollar un puesto de trabajo «están desapareciendo, poco a poco, muchas de las orquestas y escuelas de música en España». Ante este sombrío panorama la joven optó por abrir su trayectoria hacia nuevos horizontes fuera del conteniente europeo.

Las pruebas para la agrupación de Durban las realizó en julio del año pasado. «Estaban abierta a oboístas de todo el mundo, se desarrolló en tres rondas eliminatorias y ronda final mediante grabaciones de estudio. Para cada una de ellas se especificaba un repertorio concreto a interpretar en una sola toma y bajo certificación del estudio de grabación», relata la joven que fue pasando de ronda «hasta llegar a la final y ganar la plaza de oboe solista», reconoce Nuria Cabezas, que ha pertenecido a la Banda de Música de Zamora y a la Joven Orquesta de Castilla y León, la Orquesta Sinfónica Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, la Schleswig-Holstein Orchestra, entre otras, y como academista en la OAO, perteneciente conjuntamente a la Filarmónica de Berlín y la Filarmónica de Viena, bajo las enseñanzas de Christoph Hartmann y Clemens Horak, solistas de oboe. También ha tocado con directores tales como Pablo González, Ros Marbá, Zubin Mehta, Zoltán Kocsis, Lutz Köhler, Christoph Eschenbach, Hans-Peter Hofmann y ha realizando giras por toda Europa, Estados Unidos, Canadá y Asia.

La joven oboe, que también ha tocado el corno inglés en otras orquestas en las que se ha formado a lo largo de los últimos años, optó por este conjunto porque «está reconocido a nivel internacional, ya que solistas y directores destacados en el panorama musical son invitados dentro de las series sinfónicas de la orquesta, por ejemplo, durante unas semanas estamos bajo la batuta del maestro Daniel Boico, director asistente de la Filarmónica de Nueva York, y los solistas de violín Anna Tifu y de guitarra Pablo Sáinz Villegas, entre otros» incluso «este mes está aquí la Royal Concertgebouw de Ámsterdam, con la que compartiremos programa», subraya al tiempo que indica que «la media de edad de los músicos es de alrededor 35 años con lo que soy una de las componentes más joven de la orquesta al haber ganado la plaza con tan solo 25 años».

Pese a llevar en el conjunto algo más de un mes la profesional tiene ya claro que «está siendo una experiencia fantástica tanto a nivel profesional como personal». «Estoy rodeada de grandes músicos y mejores personas de las que aprendo a diario en el trabajo». La profesional zamorana Nuria Cabezas detalla que «la orquesta tiene varias vías de trabajo entre las que se encuentran conciertos de música de cámara, conciertos pedagógicos en colegios e institutos y conciertos de música sudafricana en conjunto con compositores autóctonos». «Resulta muy interesante su forma de trabajo conjunta con la que se busca hacer llegar la música a todos los rincones», concreta la zamorana que agradece a su familia «el haber creído siempre en mí».

Nuria Cabezas apunta que el país donde ahora reside «es un diamante en bruto, hay mucho por ver y conocer de la cultura sudafricana». No obstante, todavía extraña «el cambio de horas de luz, dado que amanece a las 5 de la madrugada y oscurece a las 18.00 horas», y remarca «la cantidad de plantas, árboles, y diferentes especies que están a la vista. Sientes la naturaleza muy cerca». «Sudáfrica es un país bastante similar en costumbres al Norte de Europa, y, Durban, en concreto, muy multicultural a la vez, pues hay una gran población india, inglesa, holandesa, africana y mestiza, entre otras, conviviendo en la misma ciudad». «Aquí la gente busca más la intimidad que en España y el caso de Oscar Pistorius fue una noticia que sorprendió a todo el mundo, por lo menos a todas las personas con las que tengo relación hasta ahora, pero se comenta y cada uno vuelve a lo suyo».

Nuria Cabezas Castaño tiene por delante al menos dos años en este conjunto en el que desarrolla su carrera profesional de oboísta.