Conscientes de que «legalmente no hay nada que hacer porque el pliego está bien atado», los padres y madres de los niños que acuden a la guardería Pablo Montesino de la capital salen a la calle para pedir al Ayuntamiento la continuidad de las ocho trabajadoras de la escuela infantil. Las empleadas serán despedidas tras el cambio de adjudicataria, lo que «supondrá un problema de adaptación de los niños a mitad de curso». Para lograr esta continuidad, «al menos hasta septiembre», los padres y madres se manifestaron ayer con pancartas en la Plaza Mayor para mostrar su apoyo a las trabajadoras de Clece. Además de entregar casi un centenar de firmas en el Ayuntamiento, las familias y trabajadoras se sumarán el domingo a la manifestación de la Cumbre Social que partirá mañana, domingo, de la plaza de La Marina hasta la Plaza Mayor a partir de las 12.00 horas. Acudirán a la cita con pancartas y silbatos para denunciar una situación que «para nosotros es muy preocupante», insisten los padres ante el cambio de educadores de sus hijos en la guardería ubicada en la otra margen del río.

Los padres han solicitado una entrevista con la alcaldesa, Rosa Valdeón, «y seguimos esperando», critican. De hecho, alguna de las madres concentrada en la Plaza Mayor abordó a la regidora cuando accedía al Ayuntamiento para asistir al acto de conmemoración del Día de la Mujer Trabajadora celebrado en el salón de plenos.

Al paso de la concentración en la Plaza Mayor salió el concejal de Gestión y Prestación de Servicios, Francisco Javier González, quien reconoce que no ve «un verdadero conflicto en este asunto». El edil recuerda que «esta situación de cambio de personal se ha producido recientemente en la guardería de La Candelaria sin el menor tipo de problema». Sin olvidar que en las guarderías «no existe curso escolar», González subraya que «el periodo de adaptación de un niño es variable y, en la mayoría de los casos, se amoldan con más rapidez que los adultos a los cambios, ya sea de educadores o de pediatras», ejemplificó. En cuanto al cambio de empresa, el concejal del Partido Popular ensalza la profesionalidad de las dos empresas, tanto Eulen -la nueva adjudicataria- como Clece. El nuevo personal «está tan perfectamente cualificado como el anterior, y los niños tendrán ese periodo de adaptación de la manera más rápida posible», insiste.