La primera edición de la «Semana del Puchero», organizada por la Asociación Zamorana de Empresarios de la Hostelería, Azehos, echó el cierre en la jornada de ayer en la capital con un balance muy positivo para los hosteleros, que han notado una «buena participación» de zamoranos y turistas.

Los hosteleros consideran que el éxito de estos días de promoción de comida de la tierra se han basado en «unos precios muy atractivos» y en «unos productos de buena calidad». «El puchero es algo muy nuestro que nunca se había explotado de esta manera», recalca el dueño de un bar de la capital, por lo que la gente se ha sentido atraída por «la novedad y la calidad».

Aunque hay bares y restaurantes que, por su posición, lo han notado más que otros, lo cierto es que prácticamente todos los hosteleros participantes han notado una mayor afluencia de clientes que en días normales, sobre todo durante los dos fines de semana que ha durado la iniciativa, que se ha mantenido desde el pasado 22 de febrero hasta ayer mismo, un total de diez días. Además, destacan que los días de frío que ha tenido la ciudad a lo largo de la última semana han acompañado a un plato que «necesita de bajas temperaturas en la calle».

Lo más solicitado en la mayoría de establecimientos han sido los llamados «minipucheros», platos que han sido despachados a un euro y medio y que han servido como un aperitivo «diferente» al que se suele servir. En general, según el sector, estos días han servido para poner en valor los platos de cuchara zamoranos y su éxito radica en que «son aptos para todos los bolsillos y también muy baratos de preparar» para los hosteleros, «porque no son ingredientes caros y son comidas muy ricas».

El sector espera que la buena acogida de este año sirva para futuras ediciones a las que podrían añadirse más participantes y superar así el medio centenar de este año.