03 de julio de 2012
03.07.2012

El saneamiento de Roales podría llevar a los juzgados a dos ayuntamientos del PP

Zamora emprende la vía ejecutiva para cobrar 2 millones de deuda del municipio que el alcalde del pueblo no reconoce

03.05.2012 | 02:00
Unos sonrientes San Martín, Valdeón y Fernández tras la firma del convenio.

El polémico saneamiento de las aguas residuales de Roales podrían sentar cara a cara en los juzgados a dos ayuntamientos del mismo signo político: el Partido Popular. Tras una deuda que se remonta al año 2003 y a reiterados impagos a Zamora por parte de la localidad vecina, el Ayuntamiento de la capital ha tomado la decisión de «emprender la vía ejecutiva y, si fuera necesario, llegar a la vía judicial, para exigir que Roales pague la deuda de casi dos millones de euros y ponga en marcha los mecanismos necesarios para hacer frente al servicio que se presta desde nuestra ciudad», plantea el portavoz del equipo de Gobierno, Francisco Javier González. En este sentido, el Ayuntamiento de la capital llevará a Pleno la propuesta de llevar a cabo «cuantas acciones sean necesarias para que Roales cumpla con el convenio firmado en diciembre de 2008 para el abono de los costes». El convenio obligaba a la localidad vecina a saldar durante los próximos diez años la deuda de alrededor de 2,9 millones contraída por el municipio por el tratamiento de los vertidos, si bien esta cuantía no aparece en el convenio suscrito. Según los cálculos del Ayuntamiento de Zamora, la deuda pendiente asciende a 1.966.932 euros, correspondientes a los atrasos que deberían haberse liquidado desde 2009 de acuerdo al convenio sobre la deuda anterior -cuantificados en 290.000 euros anuales hasta 2018- y la facturación por gasto ordinario hasta la fecha del 12 de marzo.

Sin embargo, la decisión del Ayuntamiento de Zamora ha caído como un jarro de agua fría al alcalde de Roales, Miguel Ángel San Martín, quien no solo no reconoce esta cuantía sino que acusa al equipo de Gobierno municipal de «sesgar» los datos, pide que «revisen las cifras» y se pregunta «cómo pueden decir que nos tienen que cobrar algo si es imposible que sepan la cantidad porque nunca nos han preguntado cuánto vertimos», reprocha.

Ante esta situación, el concejal de Medio Ambiente, Feliciano Fernández, da la cara y argumenta que el propio convenio establece que «cada mes tiene que haber un representante de Roales, otro de Zamora y la propia empresa para leer el caudalímetro y, pese a que se le comunica cada mes, ni una sola vez han venido a hacerlo», razona.

Sin olvidar que «llevamos detrás del asunto desde 2003», el edil zamorano explica que desde 2009 «estamos pasándoles las facturas y si no las reclaman, se entienden aceptadas como tales», apunta un molesto Fernández, que reconoce ir «muy en serio» con la exigencia de la deuda. Por su parte, San Martín se muestra «sorprendido porque nos insten a algo que ya está puesto en marcha», apunta, sin olvidar que «el año pasado ya hicimos un pago de 12.000 euros y vamos a instalar dos caudalímetros». El alcalde de Roales interpreta que la vía judicial «es un error pero, eso sí, por el cauce del diálogo, lo que quieran», apuntan, mientras el edil del PP contrapone que «llevamos cinco reuniones en el último año y a todas ha acudido para decir que no va a pagar». El regidor de la localidad se muestra «dolido» por el hecho de que el equipo de Gobierno «nos culpe de su situación económica» mientras que el equipo popular del Ayuntamiento de Zamora razona que «hemos sido muy condescendientes porque creemos en la colaboración entre administraciones, pero todo tiene un límite».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine