El Ministerio de Fomento envió ayer al Ministerio de Economía los pliegos de condiciones para la licitación del tramo entre Benavente y Zamora de la autovía Ruta de la Plata, A-66, en el marco del Plan Extraordinario de Infraestructuras. Según la nota oficial del departamento gubernamental «tal y como se comprometió la semana pasada el ministro José Blanco en el Congreso, Fomento ha lanzado la licitación de este trayecto, a través de la fórmula de colaboración público-privada.

El objetivo del Ministerio de Fomento es sacar a concurso las obras antes de fin de año». Efectivamente, el ministro compareció en la Cámara Baja el pasado 22 de septiembre y dijo que «este mismo mes» se lanzarían los dos primeros proyectos de inversión con dinero público y privado.

Sin embargo, lo anunciado ayer no es la licitación en sí, sino el visto bueno de Fomento a los pliegos para la licitación que, eso sí, se sigue prometiendo para antes de final de año, con la salida a concurso de las obras.

El tramo de Benavente a Zamora es, junto a la plataforma logística ferroviaria de Aranjuez (Madrid) el primer proyecto que se pone en marcha a través del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI). «La inclusión de esta infraestructura entre los primeros proyectos del PEI viene motivada porque se trata de una obra prioritaria para el Ministerio, ya que aporta cohesión al país y completa un importante corredor».

La provincia de Zamora será, según indica el departamento de José Blanco, «una de las grandes beneficiadas del PEI, ya que entre los primeros proyectos que se llevarán a cabo, se encuentra también la conexión de la línea de alta velocidad ferroviaria entre Zamora y Galicia».

El Plan Extraordinario de Infraestructuras tiene por objetivo reactivar la economía y el empleo a través de la inversión en infraestructuras del transporte. El plan es una apuesta conjunta del Gobierno, las entidades financieras y las empresas del sector que favorecerá la creación de empleo tanto a corto como a largo plazo. Primero, para la construcción de infraestructuras y, posteriormente, para su conservación y mantenimiento.

Los plazos de ejecución del último tramo de la A-66 ha sido objeto de polémica durante este mes debido a la movilización organizada por los alcaldes del trazado para exigir el inmediato inicio de los trabajos, tras muchos años de retraso.