El joven apuñalado a las puertas de una discoteca de la periferia de Zamora niega haber provocado a su agresor, haber molestado a su novia, «ni le vi a ella ni a él», como declaró el detenido ante la juez de guardia tras ser localizado por la Policía Nacional. El herido, que tiene un corte de casi dos centímetros de profundidad en el lado izquierdo del cuello, cree que el detenido «se confundió de grupo» y asegura que él y sus amigos ni siquiera llegaron a entrar en el local. Se encontraran con un conocido al que fue a saludar junto a otro amigo.

Cuando los dos jóvenes estaban hablando con el que acababan de ver, el agresor, sin mediar palabra, «de repente, vino hacia nosotros y fue a pegar un puñetazo a mi amigo. Nos metimos en medio y no pudo». Cuando el grupo que acababa de llegar a la zona fue hacia el arrestado, éste se dirigió a su coche, donde le esperaba una joven, al parecer su novia, y del que «sacó de la guantera un puñal, no un cuchillo», precisa la víctima de la agresión, «y me apuñaló en el cuello».

La herida no tuvo mayores consecuencias «porque llevaba una cazadora con cuello de borreguillo, eso le salvó», agrega uno de sus amigos. «Y que sólo me clavó la punta», precisa el joven que había quedado con otros amigos dentro del local y ya no pudo entrar.

Las personas que presenciaron el suceso, varias decenas, dado que eran las 6.00 horas del domingo pasado, trataron de retener al agresor, pero fue imposible. Logró llegar hasta su coche, arrancarlo y «salir disparado», relatan los jóvenes que presenciaron el suceso. Fue saliendo de la zona dando golpes a los vehículos que se encontraba por el camino y le cerraban el paso. «Por eso le localizó la Policía».

Otro joven que se hallaba en el lugar efectuó una llamada al 112 y el servicio de emergencias «llegó muy rápido, igual que la Policía Nacional, que se portó muy bien con nosotros», añade el grupo de jóvenes, «nos calmó y nos ha tratado muy bien». En la ambulancia le cortaron la hemorragia antes de trasladarle al Hospital Virgen de la Concha, donde permaneció hasta las 10.00 horas, cuando los médicos le dieron el alta.