Los padres de las niñas nacidas en 1995 deberán ponerse en contacto con su centro de salud (o consultorio de la mutualidad a la que pertenezcan) para pedir cita y una vez obtenida, acudir con su hija a la consulta para su administración, una vez firmado el consentimiento informado. Una primera fase de vacunación se desarrollará hasta el 15 de mayo, la segunda dosis se pondrá del 22 de junio al 10 de julio y la tercera medio año más tarde, entre el 26 de octubre y 6 de noviembre.

El director general de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e Innovación, José Javier Castrodeza, señaló ayer durante la presentación de la campaña que se vacuna a esta edad para «garantizar la máxima efectividad antes del inicio de la actividad sexual». La campaña 2009 llega marcada por la problemática suscitada en otras comunidades autónomas, en las que se han registrado varios casos de vacunas que han provocado reacciones adversas a las niñas, si bien el director general tranquilizó a la población negando que existan problemas en la región, «más allá de lo normal». El Centro de Farmacovigilancia de Castilla y León ha registrado, desde el inicio de la de la vacunación frente al virus del papiloma humano, diecinueve notificaciones de reacciones adversas (0,6 por mil dosis), de las que únicamente una precisó hospitalización, con un período de latencia de trece días posiblemente vinculado a un proceso pseudo-gripal. El conjunto de las vacunas ha registrado 179 reacciones adversas desde 2004. Los datos recogidos en la Comunidad «no hacen pensar en la existencia de problemas de seguridad en la aplicación de la vacuna del V.P.H. La mayoría de las sospechas de reacciones se han relacionado con efectos adversos ya conocidos y que figuran en la ficha técnica del medicamento; en el caso de sospechas por reacciones adversas no conocidas, no hay pruebas suficientes como para considerar una relación causal. De hecho, en el conjunto de la Unión Europea no se han notificado casos similares a los dos que han motivado la alerta en España».

La vacuna frente al virus del papiloma humano presenta, como contraindicaciones, su administración a embarazadas y a personas con alergia a la levadura y puede causar leves molestias en la zona de inoculación. La estrategia de captación y de información de la puesta en marcha de esta campaña comenzó en los centros escolares.

La Consejería incluyó desde el año pasado la del papiloma humano en el calendario de vacunaciones, de forma que es voluntaria, gratuita y universal para las niñas de 14 años. El pasado año se vacunaron en Zamora 631 niñas, el 93,62% de las zamoranas que tenían 15 años.