15 de enero de 2009
15.01.2009

«La fotografía actual ha perdido cercanía con el personaje»

Queca Campillo
Reportera gráfica que comenzó en El Correo de Zamora, Premio Nacional de Periodismo

15.01.2009 | 01:00
Queca Campillo con su cámara.

«En un viaje de Suárez entré en el palacio real de Arabia Saudita, vetado a las mujeres, vestida como una árabe»

Queca Campillo Álvarez (Cáceres, 1950), es una reportera gráfica que empezó su carrera en El Correo de Zamora hace 36 años. Luego, pasó a Pueblo de Castilla y Pueblo de Vallecas y la revista Tiempo. Ha publicado instantáneas en el Der Spiegel, París Match o Times; recibió el premio Nacional de Periodismo en 1980 y ha publicado el libro "20 años que cambiaron España", que recopila más de un centenar de retratos de la vida social y política de la Transición. En la actualidad colabora con el grupo Zeta y exhibe en Badajoz "Mujeres en plural", una treintena de retratos de féminas.
- ¿Cómo llegó al mundo de la fotografía?
- Fue hace 36 años y a raíz de que mi marido, Javier Rodrigo, fuera nombrado subdirector de El Correo de Zamora. El fotógrafo que entonces trabaja con ellos también hacía bodas y comuniones, por lo que cuando había algo no podía ir y empecé a ser fotógrafo de apoyo. Acudía a actos oficiales como los programados por el Gobernador Civil, José Serrano Carbajal, e incluso fui a una inundación en la zona de Sanabria. A mí me gustaba la fotografía desde niña. Mi primera máquina la tuve gracias a que con otras dos amigas cantamos en una de las competiciones provinciales que organizaba Coca-Cola. Nos pagaron 6.000 pesetas y con mi parte compré una Kodak.
- ¿Qué recuerda de aquellos inicios?
- Estuve en Zamora sólo un año y no fue una etapa difícil, todo lo contrario, porque en Zamora todo está a mano; iba a los sitios que me enviaban y no tuve ningún problema.
- ¿Por qué dejó Zamora?
- Porque Emilio Romero llamó a mi marido para Pueblo Castilla y León y como yo hacía fotos, también empecé a publicar. Luego, mi marido fue trasladado a la redacción central de Pueblo y yo a Pueblo-Vallecas, era la época previa a la muerte de Franco. Estaba por allí el padre Llanos, un jesuita muy reivindicativo, y el ambiente era de continua manifestación. Hacía muchas fotos de grises pegando a obreros? Mi subdirector de noche en Pueblo me decía que nunca me publicaban mis fotografías porque éstas no pasaban la censura al ser imágenes de obreros, de gente del PCE exigiendo libertad.... Eran unos momentos muy convulsos y tenía una niña de 4 años, no existían los teléfono móviles y trabajaba mañana, tarde y noche porque las informaciones no entienden de horario? y tenía que tener un filete en la mesa. Las mujeres tenemos que demostrar lo que valemos en el trabajo y no es tiempo de lamentarse.
- Tras Vallecas....
- Me enviaron al Congreso. Era una época de ebullición y en la que sólo había otra mujer fotógrafa, Marisa Flórez, de El País, y yo. Me acreditaron para el Congreso cuando empezaron los debates constituciones. Eran intervenciones de Fraga a Peces Barba. Fue muy interesante el debate en el Senado con Camilo José Cela como senador real que pedía ciertos cambios en el texto... Fue un verdadero privilegio. Una parte de esas imágenes se han expuesto con motivo de los 30 años de la Constitución, y hace diez años más de un centenar de retratos de la vida social y política de aquella época se mostraron en la exposición "Los 20 años que cambiaron España" que vieron más de 20.000 personas y luego se transformó en un libro homónimo con textos de José Oneto.
- Ha sido fotógrafa de la revista "Tiempo".
- Me llamó Antonio Asensio tres meses antes de que arrancara la revista. En esta etapa hice de fotografías en Nigeria porque había detenido a un capitán español, hasta de gastronomía?. Era una todoterreno.
- Si tuviera que quedarse con alguno de estos viajes sería con...
- Uno que hice con el presidente Adolfo Suárez, a Arabia Saudita y Siria en 1979. Viajamos el redactor Javier Martínez Reverte y yo en su avión. Era el primer desplazamiento que hacia fuera de Europa porque ya me habían mandado trabajos en Londres o París. Estaba siempre con la inquietud de tener buenas fotos. Además, por ser mujer no podía entrar al palacio del rey de Arabia Saudita, pero gracias al entonces ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, me permitieron entrar vestida como mujer árabe para no herir susceptibilidades. No obstante, la guardia real y el rey de Arabia Saudí estaban muy sorprendidos porque sabían que era una mujer. De aquel viaje recuerdo también una fotografía hecha en un hall por el que caminaban Arafat, Suárez y el rey de Arabia.
- Ha exhibido en varios puntos de España una serie de retratos de mujeres con el nombre de "Mujeres en plural".
- A lo largo de mis trabajos y mis viajes, desde Irak a Nepal o Tailandia con los Reyes, he ido recopilando retratos de mujeres muy impactantes como el de una mujer gitana que decían que maltrataba a sus hijos. Me encargaron un reportaje y capté un momento en el que daba de mamar a un hijo con sus otros cuatro hijos alrededor que la miraran con ternura y tenían gestos de dulzura con ella. Hasta la foto la utilizo su abogado para probar que era inocente. Otra foto presente es una de Esperanza Aguirre en su despacho. La incluí porque es la primera mujer que ha llegado a presidenta de una comunidad autónoma.
- Entre todas sus imágenes, ¿cuál destacaría?
- Una solo es difícil. En primer lugar con la que gané el premio nacional de fotografía en 1980 en la que se ve a Suárez y Rodríguez Sahagún, cuando éste era ministro de Defensa; y por la sorpresa que supuso, una foto de Aznar de junio de 1978 en la que tiene el pelo largo y está tirado en el suelo. Esa imagen la capté en un partido de fútbol que jugaron los políticos cuando terminaron los debates de la Constitución. Los fotógrafos varones pudieron entrar en el vestuario, a mi no dejaron entrar por ser mujer y me decía para mi que me había quedado sin foto... Me acuerdo que estaba gente por el suelo he hice muchas fotos. Cambié el rollo, lo guardé. En 1998 cuando revisé diapositivas sin nombre encontré la de un chico con el pelo largo tirado en el suelo que era José María Aznar, el entonces presidente del Gobierno que jugó ese partido porque acudieron jóvenes de Alianza Popular de Ávila. La fotografía tiene vida propia y te está aporta cosa buenísimas.
- ¿Ha cambiado mucho la fotografía en estos años?
- Sí, ahora se hacen mucho más lejos y se ha perdido cercanía con el personaje y la digital permite trabajar más rápido. En mi caso, cuando no llevo una cámara y necesito captar algo utilizo la cámara del móvil. No puedo pasar de retratar algo que me llama la atención. Para mí la fotografía es quien escribe un diario muy grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags