22 de diciembre de 2008
22.12.2008

La gripe del siglo

Un trabajo científico mantiene que la alta mortalidad de la epidemia de 1918 en Zamora pudo deberse a los masivos cultos religiosos convocados para pedir protección divina

22.12.2008 | 01:00
Placa conmemorativa de los "héroes" locales en la lucha contra la epidemia de la gripe.

La mal llamada gripe española de 1918, una epidemia que se cebó especialmente con Zamora, provocando "picos" de hasta 200 muertos diarios, puede ofrecer muchas claves a los científicos en el hipotético caso de tener que enfrentarse a la gripe aviar. Es lo que dice un reciente trabajo del investigador catalán Antoni Trilla, que menciona expresamente Zamora como una de las provincias con unas tasas de fallecimientos más elevadas de todo el país y que realiza una llamativa hipótesis:es posible que una de las razones de tan alta incidencia de la enfermedad se debiera a las aglomeraciones de fieles en la Catedral en los actos convocados para pedir la protección divina.

«La ciudad de Zamora fue una de las que registraron una tasa de mortalidad más alta (por la epidemia de la conocida como gripe española), con un pico de un 10,1% en octubre de 1918. A ésta le siguió Burgos. La mayor incidencia de muertes en estas ciudades está relacionada con el culto religioso. En Zamora, las autoridades de la Iglesia Católica indicaron que "el mal podría ser una consecuencia de nuestros pecados y falta de gratitud, la venganza de la eterna justicia ha caído sobre nosotros". Por este motivo, organizaron actos religiosos masivos en la Catedral de esta ciudad, lo que contribuyó a la expansión del virus». Son algunas de las ideas mencionadas en el reciente trabajo liderado por el epidemiólogo del Hospital Clínic Universitario de Barcelona, Antoni Trilla, publicado en la prestigiosa revista Clinical Infectious Diseases, si bien el autor precisa que esta referencia a la ciudad está extraída de otro libro titulado La Gripe Española del que es autora Beatriz Echeverri. Durante la epidemia de hace 90 años «se suspendieron algunas actividades públicas pero otras no, sin criterio, lo que favoreció en algunos casos la diseminación de la epidemia, como sucedió en Zamora y otras ciudades al celebrarse actos religiosos masivos para invocar la misericordia divina».
El doctor Francisco Javier García-Faria del Corral, autor de un completo estudio sobre la epidemia de la gripe del 18 en la provincia de Zamora (publicado por el Instituto de Estudios Zamoranos en 1995), considera que efectivamente las aglomeraciones masivas, como la gran procesión con la Virgen del Tránsito del 26 de octubre de 1918, pudieron tener su influencia en la transmisión de la enfermedad, pero no cree que ellas fueran, ni mucho menos, la causa de la alta mortalidad que se produjo en Zamora.
«El origen de la epidemia gripal de 1918 es desconocido, siendo calificado erróneamente de gripe española, cuando está demostrado que llegó a través de la frontera francesa, fundamentalmente de soldados y trabajadores portugueses que atravesaban España camino de Portugal», explica el doctor García-Faria, afirmación que coincide con la explicación de otros estudios, incluido el de Trilla.
Las malas condiciones de alimentación y sanitarias de la población y la tardanza por parte de las autoridades a la hora de establecer medidas sanitarias eficaces son, a juicio del doctor zamorano, factores mucho más importantes para explicar el alto número de fallecimientos en la capital y provincia. En su libro se destaca también cómo la labor de la Iglesia no se limitó a las rogativas para invocar la protección divina. «Tanto la actuación médica como la religiosa fue fundamental, alcanzando un gran protagonismo en la situación tanto a nivel material como espiritual, pues ambas actuaban complementándose lo que motivó una alta mortalidad en ambos estamentos», indica el cirujano. Efectivamente, un recorte de prensa de la época habla del fallecimiento de 200 médicos que atendían a los enfermos de la gripe, y algo parecido ocurrió con monjas y sacerdotes que se ocupaban de los pacientes. La más conocida, sor Dositea Andrés y los recordados en una placa en el edificio del Ayuntamiento Viejo.
La gripe tuvo especial incidencia entre los zamoranos de 21 a 30 años. Comenzó entre el 20 y el 25 de septiembre de 1918, alcanzó su máximo apogeo desde el 5 al 26-27 de octubre, fechas a partir de las cuales va declinando hasta el 18 de noviembre. Los días de máxima incidencia fueron el 12 de octubre (cuando murieron en un solo día 200 personas) y el 17 de octubre. En Zamora capital murieron ese año 979 personas en una población de 17.183, mientras en la provincia fallecieron 12.371 de un total de 247.341 habitantes, y un 59,3% de los casos en el periodo septiembre-noviembre se debió a la gripe.
Curiosamente, la epidemia de gripe española que parecía hasta hace poco simplemente un hecho histórico ha retomado, 90 años después, plena actualidad, ya que los investigadores barruntan que lo sucedido entonces puede proporcionar importantes enseñanzas de cara a afrontar una hipotética epidemia de gripe aviar.
Así por ejemplo, los autores del estudio liderado por el investigador catalán creen que su análisis destaca aspectos relevantes en caso de que el planeta deba enfrentarse a una nueva pandemia infecciosa, como podría ocurrir si la gripe aviar (H5N1) llegase a saltar a los humanos. Por su parte, investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (Estados Unidos) han conseguido explicar por qué dos mutaciones del virus de la gripe aviar H1N1 fueron críticas en la transmisión viral en humanos durante la pandemia de gripe de 1918 que mató a unos 50 millones de personas en el mundo. Las conclusiones del estudio se estima que permitirán controlar la presencia de mutaciones similares en los actuales virus H5N1 de la gripe aviar. Incluso se ha demostrado que las personas que sobrevivieron a la enfermedad en 1918 (y que tendrán, por tanto, más de 90 años), están todavía protegidas contra el virus causante de la epidemia de gripe española.
El doctor García-Faria considera sin embargo, que las circunstancias en las que se produjo la epidemia de la gripe del 18 son muy diferentes a las de la sociedad española y zamorana de 2008, tanto por las costumbres higiénicas como por las posibilidades médicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.