22 de noviembre de 2008
22.11.2008
Ex director de Caja Zamora y ex director general adjunto de Caja España 

Miguel de Unamuno: «Ojalá Zamora fuera la sede del grupo regional de cajas, pero no lo creo así»

«Cuando Caja Zamora pasó a integrar Caja España posiblemente todo el personal se libró de una crisis que hubiera obligado a despidos»

22.11.2008 | 01:00
Miguel de Unamuno, con el programa del ciclo de conferencias de la Casa de Zamora en Madrid en las manos

La Casa de Zamora en Madrid ha encomendado a Miguel de Unamuno, ex director de la Caja de Ahorros de Zamora y ex director general adjunto de Caja España, inaugurar un ciclo de conferencias que se abría ayer con la intervención del experto financiero. Tras su jubilación, y después de ocupar diversos cargos de responsabilidad en Zamora, Unamuno asegura con humor que ahora, en esta etapa de su vida, sobre todo disfruta de los paseos y «me complico a vida lo menos posible».
- "Desde la Caja de Ahorros Provincial de Zamora hasta Caja España: Historia de una entidad, historia de una provincia", ha titulado su conferencia. ¿Hasta qué punto ha marcado esta transformación a Zamora?
- El origen de Caja Zamora fue un acuerdo de 1963, aunque no se materializó hasta el 13 de noviembre de 1965. Quizá sí ha marcado bastante a Zamora. Recuerdo que cuando empezamos veíamos muy lejos que la Caja de Zamora se pudiera acercar, por ejemplo, a Banesto, y en cuatro años ya le superamos con más del cincuenta por ciento de los recursos. Fue un desarrollo rápido debido, entre otras cosas, a que no era una labor personal mía, ya que constituí equipos de trabajo y di a todos margen para que desarrollaran sus iniciativas. Y aquello funcionó.
- ¿Augura un buen fin al proceso de negociación para crear el futuro Grupo de Cajas de Castilla y León?
-Es arriesgado opinar, porque puede salir o puede no salir. Está muy apoyado por todas partes, políticamente y socialmente. Yo soy profusión, una persona de unión de cajas. Por lo tanto, mi opinión es terciada en ese sentido. Pero yo creo que sí va a salir. Eso sí, como ocurrió con Caja España, hay que pensar que se necesita un tiempo de estudio y de análisis. Hay que seguir un proceso antes de tomar una decisión.

«En los tiempos malos, como los que vivimos, hay que saber adaptarse con una buena dosis de prudencia»

- Organizaciones y partidos políticos, como el PP, ya reclaman que Zamora sea la sede de este grupo, como damnificada por la anterior fusión y como ciudad que carece de sede central de una entidad, según sus argumentos. ¿Tiene posibilidades esta apuesta?
-Yo creo que no las tiene, aunque personalmente es una apuesta que me gusta. Vivo aquí, provengo de Caja Zamora, y me parecería perfecto, aunque creo que no se va a conseguir. Para empezar, hay que desterrar lo de la absorción de Caja Zamora, porque no fue así. Ojalá saliera bien, pero no por eso podemos decir que Caja España absorbió a Caja Zamora, sino que esta última fue partícipe en la creación de la primera. Desde ese punto de vista Zamora no fue damnificada. Es más, posiblemente todo el personal se libró de una crisis que quizá hubiera obligado a despidos. Repito que quiero que salga, pero no lo creo así. Ojalá.
- La mayor parte de los directivos de las cajas de ahorro de la región considera que la sociedad no debe disponer de una sede fija. ¿Puede ser otra opción?
- No. Las sedes variables y movibles al final no son nada y no funcionan. Debe tener una sede fija que ojalá sea Zamora, pero sin que nos podamos apoyar en que fue absorbida. No podemos reivindicar desde hechos inciertos.
- ¿Podemos entrar en una guerra de candidaturas de sedes?
- Sí, habrá una guerra de sedes, pero las guerras se pasan y los hechos quedan. Yo participaría en esa guerra promocionando a mi provincia, pero sabiendo que no tiene muchos visos que la futura sede esté en Zamora.
- ¿Por qué piensa que tiene menos posibilidades que otras provincias?
- Tiene menos desarrollo, menos industria, menos implantación de la política? Y todo eso pesa. Pero si hay que reivindicar yo también estaré al frente.
- Los responsables de las cajas que podrían integrar el grupo regional defienden una aplicación suave y progresiva del nuevo modelo. ¿Esa puede ser la clave?
- Sí. Pero hay que dejar a cada una de las cajas que digiera y analice el nuevo proceso. Hay que informar a todo el mundo y que todos participen de los pros y los contras de la iniciativa. La fusión que ahora se propone es hábil, porque mantiene los consejos de cada caja y la obra social. Y de momento se unirán las tesorerías y las relaciones exteriores. Me parece la fórmula buena para conseguir de momento algo, y luego ir evolucionando con los años.
- Bajo su punto de vista, ¿Caja España debería liderar este proceso de integración?
- Esa es otra batalla. Caja España es sin duda la primera caja de la región, pero hay otras muy importantes y desarrolladas. Hay que saber con qué fuerzas cuenta uno y con qué fuerzas cuentan los demás. Hay que entrar con prudencia. Lo que sí debe, al menos, es ser partícipe en las decisiones. Tendrá mucho que decir.

«A pesar de la crisis, y para bien nuestro, Zamora sigue siendo una provincia ahorradora»
- Con la distancia de los años, ¿cómo ve ahora el proceso de desaparición de Caja Zamora para transformarse junto con otras entidades en Caja España?
- Es importante aclarar, ahora que se habla mucho de fusión, de que Caja España se creó a partir de cinco cajas, las de León, Zamora, dos de Valladolid y una de Palencia. No es verdad que Caja España absorbiera a Caja Zamora, porque Caja Zamora fue precisamente protagonista de la creación de Caja España, donde se integró como una más. Incluso ese nombre, el de Caja España, se debe a una propuesta mía con el trabajo que hicieron varios equipos de expertos. Teníamos que buscar el nuevo nombre y el anagrama, y se pidió propuestas a tres sociedades. Recuerdo que cuando presenté el nombre y el anagrama del toro a los directores y presidentes de las cinco cajas hubo sorpresa e incluso algún rechazo. Pero lo cierto es que nos ahorramos muchos millones en la campaña de promoción, porque fue un auténtico bombazo. Tuvimos gran notoriedad, pero a partir de ahí hubo que trabajar mucho.
- ¿Qué perdió y qué ganó Zamora?
- Ganar? Yo creo que el grupo de trabajo de Zamora ganó el amparo de Caja España, que es importante, y una seguridad en su trabajo. Y en cuando a perder, perdió el nombre de la provincia, la imagen. Pero las imágenes se pasan y los hechos son los hechos. Se perdió la imagen de una caja puntera y que había pasado de empezar como la última a situarse como la cuarta o la quinta en la región, pero insisto en que ganó seguridad. ¿Qué hubiera sido de Caja Zamora? Pues no lo sé, pero en los mercados actuales quizá hubiera tenido problemas, y Caja España por ahora no los tiene.
- En estos tiempos de crisis generalizada, ¿Zamora sigue siendo una provincia ahorradora?
- Sí, a pesar de la crisis sigue siendo ahorradora. Si se agrava puede que se ahorre un poco menos, pero seguirá siendo ahorradora para bien nuestro. Es nuestra tónica. Yo mismo trato de ser muy prudente en mis inversiones y de no correr riesgos, y eso es algo que me ha dado el carácter de Zamora.
- ¿Su receta para sobrellevar la crisis?
- No hay más que aguantar y esperar a que pase el temporal. Los temporales llegan, y cuando sucede esto lo que hay que tener es un buen refugio, que en este caso es el sentido común, y saber adaptarse para pasar los tiempos malos con una buena dosis de prudencia. El fondo de todo esto es muy complejo. Lo mejor, de verdad, tener sentido común.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.