15 de septiembre de 2008
15.09.2008
Semuret alcanza la publicacion de cien titulos 

Cuando el libro «tiene vida»

La edición, que posee un componente idealista, sólo es rentable en el cincuenta por ciento de los casos

15.09.2008 | 02:00
"La palabra y las palabras" de Francisco Rodríguez Pascual y Nicolás R. PelazInició, a primeros de octubre de 2002, la colección de la "Biblioteca de Cultura Tradicional Zamorana".

La editorial no es un negocio. No puede serlo. Su implícita carga de romanticismo, al menos, se lo impide. Y, a veces, Luis González ha perdido lo invertido. Tal cosa ha sucedido, apunta, «en el cincuenta por ciento de los casos, de los títulos». Esa falta de rentabilidad queda compensada, ironiza, «con el otro cincuenta por ciento». Porque «en el tipo de libros que nosotros editamos, nunca puedes buscar un resultado económico muy grande. Si así fuera, tendrías que cerrar».
La antropología y la historia son los campos que disponen de mayor número de estudios. Los más representados. La Biblioteca de Cultura Tradicional - el profesor Rodríguez Pascual siempre estuvo convencido de su viabilidad y de su éxito-, con investigaciones sobre distintos aspectos de la etnografía zamorana, ha traspasado las fronteras locales. Muchos de esos estudios son demandados por universidades españolas y extranjeras. La colección «pretende albergar todo aquello que tenga que ver, en sentido amplio, con la vieja y rica cultura de nuestro pueblo, tanto si pertenece a la material como a la espiritual». Así la definía, el 3 de octubre de 2002, cuando la aventura editorial echaba a andar.
La historia local, que tantas veces aparece entreverada con la nacional y sus episodios, se halla bien representada en Semuret, con especialistas e investigadores académicos y con estudiosos locales, interesados en el descubrimiento del pasado más cercano. Resultan imprescindibles las obras de Francisco Javier Lorenzo Pinar ("Conventos femeninos y vida religiosa en la ciudad de Zamora. 1600-1650", "Beatas y mancebas"?), Peter Linehan/José Carlos de Lera ("Las postrimerías de un obispo Alfonsino. Don Suero Pérez"), José Ignacio Martín Benito ("Los moriscos en el Obispado de Zamora"), María Luisa Bueno ("Milagros y prodigios medievales. Una frontera indeterminada", "Dejando hablar a la Edad Media. Entre lo Real y lo Imaginario"...), Salustiano Moreta ("Myo Cid el campeador"), Vicente Bécares ("Las Bibliotecas Monásticas y la Desamortización en la provincia de Zamora" «Es de agradecer su labor de mecenazgo de la cultura zamorana. En sus publicaciones no hay una búsqueda de interés económico. Sus libros apenas generan beneficios», señala Lorenzo Pinar. En su caso, "Beatas y mancebas" «se agotó enseguida». «Hay que alabar este tipo de iniciativas, con una visión no reduccionista, limitada a una parcela. Lo suyo excede muchos campos». González, según el profesor de la Universidad de Salamanca, «apostó por libros a los que otros editores sólo ponen reticencias».
El catálogo de Semuret «tiene ahora una mayor diversificación». No era más riguroso en sus principios. «Se ha ampliado. Y abarcamos un mayor tipo de obras. Procuramos, eso sí, fijarnos en lo local, que es lo que encuentra mayores dificultades para su publicación». El pasado y su cosecha está ahí: son frutos que aparecen a la vista. «Hemos pensado, algunas veces, dar un salto cuantitativo y cualitativo, con obras de nivel nacional». Sin embargo, les retrae la situación que presenta la distribución en España. «Quizá tengamos que meditarlo más de una vez. Estamos a gusto siendo una pequeña editorial». De momento, en estudio, una decena de originales.
Lo romántico no exime, ¿o quizá los propicia?, de apuros y sobresaltos. En el recuerdo, evocados, pueden parecer nimios. En aquellos momentos, no. Nada de eso. Así, se han efectuado presentaciones con la carátula del libro y un montón de hojas en barbecho (a causa de la demora del impresor), se han producido olvidos (y, «con el trabajo de día y noche», durante una semana, se ha dispuesto de la edición) y han comparecido, animosos, ante el público y nadie traspasó la puesta del salón. «Esto último resultó lo más doloroso». Luis González no mira, sin embargo, hacia atrás. «Estamos en el 100. Pienso que, por lo menos, tenemos que llegar a los 200 títulos». Porque, además, Semuret es «del editor y de los autores».
Quince años de templada ilusión y de idealismo sin aureolas. El libro «tiene vida», musita.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.