Con humildad y con el objetivo de contribuir a la «mayor visibilidad nacional e internacional de Zamora». Así ha aterrizado Gustavo de Arístegui en su primera comparecencia pública en la capital, pocas horas después de conocer que este diplomático madrileño, (vasco de sentimiento) se convertía en el número dos de la candidatura al Congreso de los Diputados por la provincia de Zamora.

Tras su paso por otras listas electorales en las provincias de Ciudad Real y Guipúzcoa, y consciente de las críticas que habitualmente suscitan los "cuneros" (políticos que el partido incorpora a circunscripciones electorales que no son las suyas), De Arístegui dedicó sus primeras palabras como candidato reconociéndose «humildemente abrumado» por el «privilegio y honor» de formar parte de la lista, al tiempo que apelaba a su «amistad» personal con el presidente del partido, Fernando Martínez Maíllo, y a sus visitas a la capital y a distintos puntos de la provincia, como Toro y Benavente, en las últimas campañas electorales.

Lejos de sentirse un «fichaje estrella», el hasta ahora portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso se definía como un «currante de la política». Ser el número dos tras Antonio Vázquez, de quien se deshizo en halagos y al que atribuyó haber contribuido en los comicios de 1995 al «punto de inflexión que cambió España», no es para Gustavo de Arístegui «ningún desdén», porque las «aspiraciones y ambiciones legítimas» de cada cual están en su caso por debajo, dijo, de otras prioridades como el servicio al país, los principios y valores, o la lealtad al partido político al que pertenece y a su líder.

Experto en asuntos internacionales y con clara vocación de mantener esta línea de trabajo en el Parlamento, el número dos al Congreso aseguró que viajará a Zamora con toda la frecuencia que le sea posible, aunque admitió que sus visitas estarán condicionadas por su agenda nacional e internacional. De entrada, su compromiso con una provincia sobre la que ha prometido comenzar a ponerse al día de forma inmediata -«y no voy a sacar menos de sobresaliente», aseguró-, es contribuir a la «mayor visibilidad nacional e internacional de Zamora».

En otros temas de candente actualidad, como la polémica que rodea a Gallardón, el candidato calificó de «gravísima e irreparable» su posible retirada, y ha expresado su deseo de que «reconsidere su decisión, porque el PP le necesita, los madrileños le necesitan, y España le necesita».

Por su parte el presidente del PP zamorano, Fernando Martínez Maíllo, calificó la propuesta al Congreso de «candidatura de lujo». Es una lista, dijo, «ganadora, valiente, de hombres contrastados, y de dos números unos». Agradeció a Vázquez haber aceptado el reto, y a Gustavo de Arístegui asumir ese segundo puesto al Congreso por Zamora.

Antonio Vázquez: «Me voy a dejar la piel al máximo, con total honestidad»

Como flamante número uno al Congreso de los Diputados, Antonio Vázquez aprovechó su presentación oficial como número uno en la sede de los populares para poner sobre la mesa toda una declaración de intenciones. Si ha aceptado el reto, aseguró, «es porque confío plenamente en el apoyo del partido y de los zamoranos, con el que vamos a obtener una amplia victoria que hará que las cosas cambien en este país». Tras cuatro años en el Senado y doce como alcalde de Zamora con mayoría absoluta, Vázquez asume ahora una responsabilidad, adelantó, «que me llevará a dejarme la pie al máximo, con total honestidad, como hasta ahora».

El número uno a la Cámara Baja pretende, añadió, «aportar mi experiencia y dedicación a esta tierra. Junto con Gustavo de Arístegui, de quien dijo «conoce perfectamente la problemática de esta provincia», trabajará codo con codo tanto en la campaña electoral como en el Congreso si, como es previsible, ambos resultan elegidos.

El Comité Electoral Provincial del PP dará a conocer tanto su propuesta al Senado como el tercer puesto al Congreso (que sólo convertiría en diputado a quien lo ocupe en el caso de que el PP gane las elecciones y uno de los dos primeros asuma un cargo que sea incompatible con el escaño) a lo largo de la próxima semana.