El equipo de Gobierno dará marcha atrás a la construcción del aparcamiento subterráneo en Carlos Pinilla si los tres grupos de la oposición mantienen su rechazo al proyecto una vez que conozcan en profundidad las tres memorias que concursan a la adjudicación. Así lo ha manifestado el presidente de la mesa de contratación, el concejal José Luis González Prada, quien confía en que una vez que se reúna la mesa y se dén a conocer al detalle las tres propuestas «algún grupo pueda cambiar de opinión». La tramitación pasará después a la Junta de Gobierno Local, «órgano competente para su aprobación o rechazo definitivo», explica. Insiste en que la moción acordada entre los tres grupos de la oposición se trata de un acuerdo «meramente político que no obliga desde el punto de vista jurídico».

En cualquier caso, González Prada advierte que en el caso de renunciar al parking en Carlos Pinilla «habría que asumir las consecuencias jurídicas que ello conllevaría», explica, lo que se suma al retraso «de más de un año» del que ha alertado en varias ocasiones el concejal del área, Francisco Javier González. Una vez más, el edil redunda en la «idoneidad» de Carlos Pinilla para la construcción del estacionamiento soterrado, razón por la que apuesta por «abrir las tres plicas para que se hagan públicas y notorias in llegar necesariamente a la adjudicación». Asegura que las memorias presentadas «mantienen el bulevar y están abiertos a mejoras posteriores», garantiza.