-Hay quien dice que hay mujeres más machistas que los hombres, ¿lo comparte?

-Yo no opino así. Creo que las mujeres somos muchos más responsables en esos ámbitos y tenemos más capacidad para asumir distintas responsabilidades. La cabeza nos da para asumir las responsabilidades laborales y para pensar en las familiares y domésticas. Tenemos una capacidad muy importante y sabemos priorizar lo que es importante y lo que no.

-¿Más capacidad que los hombres?

-Me atrevería a decir que sí.

-¿Qué ha conseguido en un año la Ley Integral contra la Violencia de Género?

-Yo creo que todavía necesita un desarrollo importante. Hay aspectos fundamentales que todavía no se han puesto en marcha, como el Plan Nacional de Sensibilización, que consideramos básico, ante un problema que nos afecta a todos. Es necesario que se cree el Observatorio de Violencia que nos de un reflejo de cuál es la situación. Y, fundamental, que se creen nuevos juzgados de violencia. El año pasado sólo se crearon 17, y ninguno en Castilla y León. Ese es un esfuerzo que debe hacer el Gobierno de la nación, el dotar presupuestariamente las medidas de esta ley y hacerlas eficaces. Con el número de víctimas se ha demostrado que aquí no hay medidas estrella, sino que tal como anunció el Gobierno con respecto a la Ley de Violencia, lo que vale aquí es el trabajo diario y un esfuerzo importante en las medidas de apoyo y protección a las víctimas.

-Lo que sí ha pedido la directora del Observatorio contra la Violencia Doméstica es un mayor esfuerzo presupuestario de las administraciones...

- La Junta lleva haciendo un esfuerzo, a través del Plan de Violencia -el primero que aprobó una comunidad autónoma-, que está dando sus resultados. Todos los años hay un esfuerzo presupuestario. El año pasado se reflejó en medidas tan importantes como la ampliación del apoyo psicológico a las víctimas de la violencia doméstica, que hasta entonces sólo era para mujeres en casas de acogida, no para todas las víctimas de la violencia, con independencia de que estén o no en casas de acogida. También se puso en marcha el programa de intervención psicológica con maltratadores, el servicio de asesoramiento jurídico a las mujeres víctimas, en colaboración con los colegios de abogados. Concretamente en Zamora funciona en el Colegio de Abogados tres días a la semana por la mañana. Consideramos es un servicio esencial porque puede ayudar a las mujeres víctimas a dar el primer paso, porque muchas veces las mujeres no denuncian porque tienen dudas jurídicas, porque tienen dudas sobre qué pasará con la custodia de los hijos, con el piso, con la hipoteca... dudas que queremos resolver a través de este servicio. Hemos especializado el teléfono de información gratuita, el 900, para dar un apoyo específico a las mujeres víctimas de violencia. Ya está atendido por una psicóloga y una licenciada en derecho que no sólo derivan, sino que dan una primera información muy específica. El esfuerzo de la Junta es el día a día, mejorando los servicios.

-Pero Amnistía Internacional denunció, no hace mucho, la escasez de medios en Zamora, con críticas a las últimas dotaciones presupuestarias, sin incrementos sustanciales, dijeron...

-Por hablar de cifras, el presupuesto de la Junta este año, a través de la Dirección General de la Mujer, y sólo para la violencia de género es de tres millones de euros, con un incremento del 24%. Siempre hay un aumento para ampliar medidas.

-¿Cómo explica que, en vez de disminuir, aumenten los casos de violencia?

-Aumentan las denuncias y las órdenes de protección. Ese incremento es un dato positivo porque significa que la mujer no se calla, sino que denuncia y da el primer paso y podemos poner en marcha todos los mecanismos de apoyo y protección no sólo por parte de la Dirección General de la Mujer sino de todos los profesionales que están implicados, como pueden ser los cuerpos y fuerzas de seguridad a través de los servicios de teleasistencia, o los juzgados.

-¿Tiene previsto realizar alguna actuación especial en Zamora este año?

-Una de las prioridades será la incidencia de la violencia de género en el medio rural. Haremos un estudio para ver si las medidas de protección llegan ahí de forma adecuada, para ver las medidas específicas y llegar de forma eficaz a la mujer del medio rural.

«Las denuncias falsas no son importantes, sí lo es actuar para salvar una vida»

-¿Habrá más casas de acogida?

-No. La red de centros de acogida cubre las necesidades de la Comunidad autónoma. No hay razón para incrementar el número.

-¿Le consta la denegación de acceso a mujeres inmigrantes como también denunció Amnistía Internacional?

-Nosotros no pedimos papeles para ingresar en las casas de acogida. De hecho, el 41% de las mujeres acogidas en centros de la Junta han sido inmigrantes con independencia de cuál sea su situación, regular o irregular. Amnistía denunciaba la situación, de las mujeres inmigrantes que quieren denunciar y no lo hacen porque puede dar lugar a una expulsión. Auqnue este verano, la Secretaría de Estado de Seguridad hizo una instrucción solucionando este problema, pero sólo en parte.

-Los hombres maltratados, ¿han quedado desprotegidos?

-No. La que lleva la peor parte es siempre la mujer porque todavía hablamos de una concepción basada en la desigualdad, en que la mujer es inferior, en que el hombre debe llevar el dinero, y por eso manda. Esa postura machista da lugar a la violencia. Este año han muerto 13 mujeres a manos de sus parejas, lo que refleja que es la mujer la que lleva la peor parte.

-Denuncias falsas, ¿se atravería a dar un porcentaje?

-No. Si hay alguna... Si salvamos una vida o si logramos que una mujer pueda salir de una situación de violencia... yo creo que eso justifica todas las medidas.

No damos importancia a ese tema.