El pintor leonés Santos presenta sus acuarelas, con un tratamiento especial del paisaje urbano, en la sala de La Alhóndiga. La muestra consta de 26 obras, de gran tamaño, realizadas en los últimos años. Y recoge visiones -él habla de "Vistas"- de Zamora y Toro, además de El Escorial, Alcalá de Henares, Aranda de Duero, Almansa, Pedraza, Pravia, Baracaldo, Guadalajara, Salamanca, Hita, Valladolid y Avila. Presenta espacios urbanos donde conviven sin conflicto la antigüedad y la modernidad, y también alguna escena oníricamente marinera. A veces, las cosas no son lo que parecen. Y, también, lo contrario.

El artista, que ya había expuesto con anterioridad en la capital zamorana -en la Plaza de los Pintores, labor que coordina Félix Matilla-, utiliza casi todas las gamas. Sin embargo, a veces se produce como una explosión de colores, mezclados con gran intensidad. No se vislumbra la figura humana, que parece no interesarle demasiado al artista. Se trata de un realismo que no es fotográfico, petrificado. Y el espectador agradece eso: que no le den, aunque camuflado, costumbrismo.

La muestra, que efectúa un recorrido por distintas tierras de España, permanecerá abierta hasta el día 14 de febrero. A su término, otros pintores y escultores, de aquí y de otras lugares, exhibirán sus obras, en una programación ininterrumpida.