29 de julio de 2005
29.07.2005
ABIERTO POR VACACIONES

Benito Diez Lorenzo, naturista: «El arte de curar no es un don, es una sabiduría heredada»

«A una mujer que venía en silla de ruedas le coloqué la pelvis y ahora me besa los pies y me llama San Benito»

29.07.2005 | 01:20
Benito Díez Lorenzo

Naturista, curandero, masajista...Benito Díez Lorenzo deja la elección de su nombre a la gente que acude a su consulta. Considera que el arte de curar no es un don, sino una sabiduría heredada. Y no es para menos: su padre, Simón, fue su gran maestro. Aprendió a identificar las plantas medicinales en su tierra natal, San Cristóbal de Aliste. Reside en Zamora desde 1980 donde además de su consulta, posee un herbolario.

- Naturista, curandero, sanador, masajista, ¿cómo prefiere que le llamen?
- Dejo esa elección a la gente que viene a mi consulta. Algunos me llaman curandero, otros naturista, masajista. No me importa, que cada cual me llame como quiera.
- ¿Qué hay que hacer para ser curandero?
- Para llegar a ser curandero hay que nacer. Y para convertirse en naturista se necesita formación. Yo tuve la suerte de tener a mi lado a un gran profesional, mi padre y conocer de primera mano el campo.
- ¿Cuándo se percató de que tenía un don para curar?
- Yo empecé desde muy pequeño, con ocho o diez años. Cuando vivía en San Cristóbal de Aliste, mi padre me mandaba a buscar plantas medicinales para dar masajes u otros remedios curativos. Cuando yo me dediqué profesionalmente a la manipulación de huesos tenía alrededor de 14 años.
- ¿Se puede considerar un don?
- Yo no lo considero un don, sino una sabiduría heredada.
- Su familia también se dedicó al oficio de curandero, ¿sus hijos siguen los mismos pasos?
- En la historia de mi familia, mi padre, mi abuelo, mi bisabuela, mi tatarabuelo...Todos hemos sido curanderos. Ahora mis hijos también siguen esta trayectoria.
- Medicina tradicional y naturismo, ¿continúan reñidas?
- Tanto como antes no. Aquí no existen los milagros ni brujerías y muchas personas creen que esto existe. En otros casos, hay naturistas que se meten en la vida de los médicos y esto no puede ser así. Si un tratamiento es cosa de médicos tienes que ir allí y si es nuestra pues que vengan a nosotros.
- Los pacientes que acuden a su consulta, ¿reniegan de la medicina tradicional o ven en el curandero su último recurso?
- Hay de todo; algunos si que es verdad que acuden primero a mi consulta antes de ir al médico y otros al no tener resultados con la medicina tradicional, deciden venir aquí.
- ¿Cuál es el perfil de la gente que acude todos los días a su consulta?
- No hay un prototipo de personas que acudan a mi consulta, Vienen desde niños de dos meses hasta ancianos.
- ¿Y cómo lo hace: utiliza las manos, con plantas medicinales...?
- Yo utilizo las manos si es por ejemplo una desviación de la columna, un esguince, un pie o un brazo torcido. Cuando se quiere mejorar la circulación, o curar el ardor de estómago, los gases o la memoria ya utilizo las plantas medicinales.
- ¿Hay mucho estafador en este oficio?
- Si, muchos. Yo he ido a muchas conferencias sobre plantas y hay gente que no sabe cuáles son las plantas medicinales y les hablas de ellas, y no tienen ni idea.
- ¿Que tiene que decir de Rafael Morán, el curandero de Trabazos, uno de los más conocidos de la provincia?
- Nada. Esas opiniones se las dejo a la gente. Yo nunca he ido, no se lo que hace. Si lo hace bien o mal lo tienen que decir las personas que lo conocen.
- ¿La fe y la curación están unidas?
- Depende de muchas cosas. En algunas ocasiones, si que es verdad, que la fe hace milagros. Pero también hay que reconocer que puedes venir sin fe a que te cure un pie o una mano torcida, porque eso es simplemente colocarlo. Pero también es verdad que la fe mueve montañas.
- ¿Qué es lo más curioso que le ha ocurrido en su consulta?
- Una señora de Madrid vino a mi consulta en silla de ruedas porque se había caído por las escaleras. Le coloqué la pelvis y desde entonces, cuando viene por aquí me besa los pies y me llama San Benito.
- ¿Tiene remedio para todo?
- Yo no soy un Dios ni curo a todo el mundo, pero se intenta.
- ¿Alguien le ha reclamado alguna vez?
- Todavía no y espero que no vengan. Sí que hay alguno que me comenta que no le ha hecho nada mi remedio pero es que no siempre hace bien a todo el mundo. Pero si voy a un naturista o a un curandero y me dice que cura a todo el mundo, me voy de allí. Mira, una vez, había un anuncio en la prensa en el que se afirmaba que se trataba toda caída de cabello, y un amigo mío fue a ese señor y cuando llegó allí se marchó. Y es verdad, ¿cómo le va a quitar su problema de calvicie si el médico era totalmente calvo?. No creo a nadie que diga que lo cura todo.
- ¿Cómo se puede ver si una persona está enferma a través de los ojos?
- Es una técnica que se llama iridiología. Es observar a través del iris. Con ello, puedes detectar la zona de la enfermedad o puedes mirar en el iris la dolencia que tuviste hace tiempo. Pero si te encuentras realmente mal, lo mejor es hacerte un chequeo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.